El Gobierno quiere ponerle fecha de caducidad a los coches diésel y de gasolina

La era ecológica arrancaría en 2040. Ese año ya no se venderían vehículos de gasolina, diésel o híbridos. Es la proposición de ley que el Gobierno pretende que llegue al Congreso antes de que finalice el año. La idea toma velocidad y en 2050 solo podrían circular coches eléctricos. El reto es reducir en doce años un veinte por ciento la emisión de dióxido de carbono. Gases de efecto invernadero que a mediados de siglo deberían ser casi inexistentes. Por ello también se apuesta porque la energía sea cien por cien renovable en 2050. Un futuro verde que, para algunos, ya llega con retraso.