Un Gobierno con ministros de clase media alta

Guirao es el mejor contribuyente de Hacienda, Robles tiene las cuentas más saneadas y Duque, la cartera financiera más rentable

R. GORRIARÁNMADRID.

José Guirao es el ministro con mejor posición económica del Gobierno. El titular de Cultura es el que paga más impuestos, 73.192 euros, y el que tiene mayor patrimonio inmobiliario, 15 viviendas, tres inmuebles y dos terrenos. Aunque desde su departamento puntualizan que en realidad tiene dos propiedades y el resto de las que el Congreso le atribuye erróneamente pertenece a una sociedad de sus progenitores, de la que el ministro heredó un 11,25 % a la muerte de su padre hace tres años. En el otro extremo está la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, que no posee pisos ni apartamentos ni garajes, y pagó poco más de 9.000 euros por IRPF.

Así consta en la declaración de bienes de los diputados que hizo pública ayer el Congreso. Además de Pedro Sánchez, hasta 14 ministros del actual Gobierno disfrutarán de un escaño en esta legislatura, y como tales tuvieron que declarar sus ingresos y propiedades en el registro de la Cámara. Todos los ministros pertenecen a lo que se considera clase media-alta, aunque algunos pueden entrar en la categoría de ricos de verdad.

Los 14 ministros en funciones que son diputados tienen cuentas bancarias saneadas, con los mejores saldos para los responsables de Defensa, con 441.854 euros en entidades bancarias, y de Interior, con 400.000. Fernando Grande-Marlaska es, en cambio, el integrante del Consejo de Ministros que menos IRPF ha pagado, 7.241 euros. También tiene el riñón bancario bien cubierto Pedro Duque, con 316.712 euros entre cuentas y depósitos, aunque el titular de Ciencia e Innovación no es de lo que más pagan a Hacienda, poco más de 20.000 euros.

El astronauta también tiene inversiones en productos financieros por cerca del millón de euros. Otros miembros del gabinete con una fuerte cartera financiera son la titular de Educación, con más de medio millón en fondos de inversión y acciones, y el de Cultura, que también se acerca al medio millón en títulos de su propia empresa, Guirao y Cabrera S. L., y de una entidad bancaria.

Llama la atención en este sentido que los dos ministros más patrimonio inmobiliario, el citado Guirao y el de Agricultura, Luis Planas, con cinco viviendas, una de ellas en Marruecos (donde fue embajador), un terreno y un garaje, son los que menos dinero tienen en el banco. El de Cultura, 8.577, y el de Agricultura, 8.653.

Más de un piso

Con la mencionada excepción de la ministra de Trabajo, todos los miembros del gabinete son propietarios de vivienda o viviendas. Además de los ministros de Cultura y Agricultura, todos tienen más de una casa, salvo los de Interior y Sanidad que tienen un piso cada uno. Los titulares de Justicia, Educación, Ciencia, la vicepresidenta y Hacienda poseen tres, junto a algunas plazas de garaje y dos terrenos en el caso de Isabel Celaá. Cuentan con dos viviendas, los de Transición Ecológica, Industria y Fomento.

En el terreno fiscal, el mejor amigo de Hacienda es Guirao, y le siguen Teresa Ribera, con 34.711 euros pagados, y el propio Sánchez, 34.709. Grande Marlaska, con 7.241, Magdalena Valerio, 9.319, y Reyes Maroto, con 10.555, son los integrantes del Consejo de Ministros que menos impuestos pagan.

De los 14 ministros que son diputados, siete tiene un régimen económico de bienes gananciales con sus parejas, tres tienen separación de bienes, y cuatro no tienen preocupaciones en ese sentido, dos porque son divorciados y dos porque son solteras.

Más