El Gobierno atribuye a su firmeza el paso atrás del gobernante independentista

Rajoy habla en una rueda de prensa. /Stephanie Lecocq (Efe)
Rajoy habla en una rueda de prensa. / Stephanie Lecocq (Efe)

Rajoy considera que es una «broma disparatada» la creación de una estructura republicana en Bélgica

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

El Gobierno de Mariano Rajoy considera que su «determinación» para «impedir la burla» a la ley ha sido clave para Carles Puigdemont haya renunciado a ser candidato a presidente de la Generalitat. No dio valor a las tensas y largas negociaciones entre las fuerza soberanistas para buscar una salida que fuera aceptable para el expresidente catalán.

Más información

La Moncloa sacó hoy pecho por partida doble. Por el paso atrás del expresidente catalán, pero también por el tono de las resoluciones aprobadas por el Parlamento de Cataluña, que a falta de un estudio detallado de la Abogacía del Estado, no pasaron, a su juicio, de la retórica.

Ahora, añadieron fuentes gubernamentales, solo falta que Cataluña tenga un presidente de la Generalitat «en condiciones» de gobernar; es decir sin causas pendientes con la justicia. Algo que, al menos en primera instancia, no será posible porque el candidato a la investidura será Jordi Sànchez, encarcelado en Soto del Real por los presuntos delito de sedición y rebelión.

Hasta ahí llegó el Gobierno, que no quiso comentar ningún otro detalle del discurso de Puigdemont, salvo que vigilará «el uso correcto del dinero público» porque «un fugado de la justicia no va a vivir a costa del erario público». Fue más locuaz en la valoración de las resoluciones del Parlament y también atribuyó a su «firmeza» y sus advertencias el hecho de que los independentistas no hayan votado la ratificación de la declaración de independencia, que sí habría creado un conflicto jurídico y una intervención de la Fiscalía y del Tribunal Constitucional.

La Moncloa acogió con alivio las resoluciones aprobadas por la Cámara catalana porque entienden que son simbólicas y carentes de valor jurídico. En el Ejecutivo insisten en que la «celeridad en la respuesta» de la Abogacía y de la Fiscalía ha sido «determinante» para que las formaciones secesionistas acordaran retirar la propuesta de la CUP para ratificar la independencia.

Los servicios jurídicos del Estado y el Ministerio Público emitieron sendas notas el miércoles para advertir de «las posibles implicaciones penales» de la admisión por parte de la Mesa de la enmienda de la CUP. Reiterar la declaración de independencia, subrayó la Fiscalía, sería una «ilegalidad manifiesta».

Rajoy también desmitificó los últimos movimientos de los secesionistas, sobre todo el acuerdo entre JxCat y Esquerra para crear en Bélgica una estructura de poder al servicio de Puigdemont . Es una estrategia «demencial», además de «disparatada», apuntó en una entrevista en Tele 5, en la que además instó a los independentistas a que elijan un presidente de la Generalitat «limpio» de hipotecas con la justicia y que cumpla la ley. «Lo demás -apostilló- es una broma».

 

Fotos

Vídeos