Garrido será consejero de Ayuso meses después de dejar las filas populares

Aguado y Garrido, ayer, poco antes de asistir a los actos de la festividad de la Paloma en Madrid. :: Mariscal / efe/
Aguado y Garrido, ayer, poco antes de asistir a los actos de la festividad de la Paloma en Madrid. :: Mariscal / efe

El expresidente de la Comunidad de Madrid saltó en abril a Ciudadanos y se hará cargo ahora de la cartera de Transportes

N. VEGAMADRID.

Restaban cuatro días para las elecciones generales cuando Pablo Casado, de campaña en Sevilla, supo por los medios de comunicación que Ángel Garrido acababa de dar el salto a Ciudadanos. El expresidente de la Comunidad de Madrid ocupaba entonces el puesto número cuatro de la lista del PP al Parlamento Europeo. No hubo llamada previa a la dirección nacional del partido y nadie en su equipo estuvo al tanto de sus planes. Ahora, casi tres meses después, volverá al Ejecutivo autonómico, pero esta vez como hombre de confianza de la organización de Albert Rivera para ejercer de consejero de Transportes de la popular Isabel Díaz Ayuso.

Hubo un tiempo en el que Garrido, que en mayo de 2018 había tomado el relevo de Cristina Cifuentes al frente de la Comunidad de Madrid tras su dimisión, confió en ser candidato del PP al Ejecutivo autonómico. Durante semanas figuró en las quinielas del partido, pero Casado optó, finalmente, por Díaz Ayuso como cabeza de cartel y pieza clave de su proyecto. La marcha del expresidente madrileño supuso meses después una sorpresa para los populares, que afrontaban una campaña complicada con las encuestas en contra.

Díaz Ayuso llegó entonces a considerar el fichaje de Garrido una «puñalada de Albert Rivera a Pablo Casado». La presidenta electa de la Comunidad de Madrid, sin embargo, estará ahora obligada a entenderse con quien va a formar parte de su consejo de gobierno.

Reconciliación obligada

Unos y otros coincidieron ayer en los actos de la festividad de la Virgen de la Paloma en Madrid. Y la dirigente popular, que no ha vetado la elección, intentó relativizar los nombres que compondrán su Ejecutivo bicolor compartido con Ciudadanos. Aseguró estar centrada «en cómo hacer el mejor equipo», pero no tanto pensando «en las personas» como en las «políticas». Tampoco quiso entrar en si cabía extender a Garrido el calificativo de «traidor» que empleó en la Asamblea para definir a Íñigo Errejón por emprender un proyecto al margen de Podemos.

Mientras tanto, el futuro consejero de Transportes pidió «dejar de pensar en las siglas» y no encontró problema alguno a trabajar con el PP en el Ejecutivo. Garrido llega de la mano del portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid y próximo vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado. Desde julio cuenta, además, con una plaza en la ejecutiva nacional de la organización de Rivera.