El expresident celebra la «victoria» en el «combate»

Puigdemont anuncia acciones legales contra la Junta Electoral por prevaricación

C. REINO BARCELONA.

Carles Puigdemont celebró ayer como una «victoria» sobre la justicia española la decisión del juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Madrid que le permite ser de la partida en las elecciones europeas. Cada movimiento que realiza el expresidente de la Generalitat es en clave de «combate» contra el Estado y en este caso la satisfacción es doble: por haber ganado el litigio y por haber provocado las contradicciones entre el juzgado y el Supremo, y la Junta Electoral.

Tras haber logrado triunfos parciales en Bélgica y en Alemania, a cuenta de las peticiones de extradición, esta es la primera victoria judicial en España, según se encargó de destacar el expresidente catalán. «Tenemos la capacidad de vencer al Estado y sabemos cómo tenemos que hacerlo», expresó en TV-3, casi a modo de eslogan de campaña electoral. Puigdemont anunció además que tiene previsto emprender acciones judiciales contra la Junta Electoral Central pues cree que pudo prevaricar al vetar su candidatura.

Junt per Catalunya, que sufrió un severa derrota electoral en las generales, aprovechará este asunto para presentar a Puigdemont como el enemigo público número 1 de un Estado opresor y autoritario que busca dejarle fuera de circulación sea como sea y utilizando los métodos que haga falta.

La formación soberanista, en cualquier caso, cree que concurre a las elecciones de mayo en «inferioridad de condiciones». Y es que, a tres días para el inicio de la campaña, los postconvergentes se quejaron de que no habían podido aún imprimir sus papeletas para distribuirlas por correo con los candidatos definitivos.

Esquerra también se felicitó por la decisión judicial que habilita a Puigdemont. De esta forma, las elecciones europeas serán en Cataluña un mano a mano entre Oriol Junqueras, que encabeza la lista republicana, y el expresidente de la Generalitat.