Un exdirectivo de Coca-Cola, número dos de Cs por Madrid

Rivera ficha a Marcos de Quinto, quien asegura que está «harto» de que intenten «separar a los españoles»

R. C.

madrid. Marcos de Quinto, uno de los exvicepresidentes ejecutivos de Coca-Cola y exresponsable mundial de márketing de la firma, será el número dos de Ciudadanos por Madrid para las elecciones generales del 28 de abril. Albert Rivera presentó ayer a su fichaje durante un acto de su partido en Toledo y resaltó su «valentía» para dar el paso a la política después de una dilatada carrera en la empresa privada.

De Quinto explicó que sentía «un poco de vértigo» por entrar en política, pero señaló que en su decisión pesaron más sus ganas de «arrimar el hombro y ayudar al país» que otras consideraciones personales. Subrayó además que no se incorporaba a la contienda política para «solucionar» su vida sino para «complicársela». De Quinto estuvo vinculado a la multinacional norteamericana durante 35 años. En 2017, abandonó la compañía y tuvo un efímero paso por el consejo de administración de Telepizza. Su remuneración durante su último año en Coca Cola ascendió a 5,3 millones de euros.

«Entro en Ciudadanos porque es un partido que puede unir a la sociedad española. Estamos hartos de que nos traten de separar», apuntó para defender a continuación que la formación naranja, a su entender, trabaja por lograr «una España unida de ciudadanos libres e iguales».

Con este fichaje, Rivera intenta poner fin a la primera crisis seria que ha vivido su partido tras destaparse el pucherazo en las primarias de Castilla y León que dio el triunfo a su candidata, Silvia Clemente. La victoria fue anulada por la dirección del partido tras comprobar las irregularidades, pero dio pie a un reguero de dudas sobre otros procesos de primarias de Ciudadanos.

La incorporación de De Quinto se suma a la de la abogada y activista gitana Sara Giménez, que será la número tres en la lista de Madrid. El partido liberal trata de frenar con estos fichajes el declive de sus expectativas de voto, una caída recogida por todas las encuestas.