Esquerra enfría su posible abstención en la reelección del líder socialista

Los independentistas dejan su postura en el aire y no consideran urgente fijar su posición respecto a la elección del presidente del Gobierno

CRISTIAN REINOBARCELONA.

Esquerra evitó ayer desautorizar a Gabriel Rufián, que el jueves pasado abrió la puerta a facilitar la investidura de Pedro Sánchez, pero la formación independentista sí avisó a su portavoz parlamentario en Madrid de que fijar la posición de la formación republicana en la elección del presidente del Gobierno central no es una cuestión «urgente».

Los republicanos tienen ahora otras prioridades, como tratar de restañar las heridas provocadas por el baile de pactos municipales, que han ocasionado una nueva crisis en la unidad del independentismo. El cruce de reproches ha dejado un clima enrarecido entre JxCat y ERC.

Así, Esquerra mantiene la incógnita sobre qué hará en la votación de investidura. Sus abstención sería clave para la reelección de Sánchez. Y aunque desde el entorno de Oriol Junqueras expresaron en la misma noche electoral que harían lo que fuera para evitar que Sánchez gobierne apoyado en Ciudadanos, de momento, los republicanos solo se limitan a no cerrar ninguna puerta y a pedir prudencia.

ERC, que en septiembre celebrará un congreso en el que volverá a elegir a Junqueras como presidente, afirma que no tiene prisa para tomar una decisión y asegura que quien tiene que mover ficha es el candidato a la Presidencia. «Tiene que decidir si quiere seguir avalando la represión o si quiere trabajar en la vía de buscar una solución política» a la cuestión catalana, señaló ayer la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, tras la reunión de la ejecutiva republicana.

Rufián descartó el jueves pasado, después de reunirse con la vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra, poner líneas rojas a cambio de la abstención. El PSOE pidió a ERC y también a JxCat que no bloqueen a Sánchez. Entre ambos suman 19 escaños. Pero los socialistas no están dispuestos a abrir una negociación.

La ejecutiva republicana instó ayer al presidente del Gobierno a ser valiente, evitar cordones sanitarios al independentismo, abandonar los boicots y aceptar sentarse a hablar para afrontar el conflicto catalán. «Hay que poner herramientas políticas sobre la mesa», afirmó Vilalta.

JxCat mantiene una posición similar. Aunque ni siquiera abren la puerta a abstenerse, advierten a Sánchez de que no tiene mayoría absoluta y es a él a quien toca «hacer movimientos para desencallar la investidura». «Ábrase con valentía al diálogo», apuntó JxCat.