Un F-18 español protagoniza un incidente con cazas rusos

J. L. A.

madrid. No hubo disparos ni escaramuzas. Tan solo un toque de atención entre un F-18 del Ejército del Aire español y dos cazas Su-27 rusos sobre el cielo del mar Báltico.

Según fuentes militares, todo comenzó cuando el avión del Ala 12, con base en Torrejón de Ardoz y destinado en estos momentos en el destacamento Vikas 19, en Siauliau (Lituania), acudió en misión de policía aérea para interceptar un aparato que volaba sin identificador dentro del espacio de patrulla asignado por la OTAN.

El avión desconocido estaba escoltado por dos cazas S-27 rusos. En el mismo viajaba el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, por lo que los S-27 se limitaron a 'empujar', sin más incidentes, al F-18 de la OTAN lejos de la aeronave del Gobierno ruso, que realizaba el viaje de regreso a Moscú desde el enclave de Kaliningrado.

No es el primer incidente entre aviones de la OTAN y rusos. Así, cabe recordar que en junio de 2017 otro caza de la Alianza Atlántica ya intentó acercarse peligrosamente al avión de Shoigú sobre las aguas del Báltico, aunque en aquella ocasión era un F-16 de las Fuerzas Aéreas de Polonia.