LA ENTREVISTA«No dejemos Europa en manos de Le Pen, Salvini, Farage o un fugado»

Dolors Montserrat, en la sede nacional del PP, momentos antes de la entrevista. :: óscar chamorro/
Dolors Montserrat, en la sede nacional del PP, momentos antes de la entrevista. :: óscar chamorro

«Siempre he estado a disposición de mi partido y Casado me dijo que era importante combatir en Bruselas el relato 'fake' del nacionalismo» Dolors Montserrat Candidata europea del PP

NURIA VEGA MADRID.

Exministra de Sanidad y hasta ahora portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat encabeza la candidatura del PP a las elecciones europeas en un momento en el que la UE considera más importante que nunca el resultado de las urnas.

-¿Qué hace que estos comicios sean tan trascendentes?

-Nos jugamos que la UE continúe unida, segura y fuerte. Tenemos el gran desafío de los nacionalismos y los populismos, extremistas de derechas e izquierdas que piensan que debilitando la UE reforzarán sus Estados. Pasaría lo contrario, debilitarían sus Estados y la UE. Uno de los ejemplos es el 'brexit'.

«Vox tiene que decidir en qué grupo político estará, donde no estará es en el Partido Popular Europeo»

-¿Se podría decir que lo que está en cuestión es el propio proyecto europeo?

-Sí, totalmente. Haría un llamamiento a todos los europeístas de España: que no dejemos Europa en manos de Le Pen, Salvini, Farage o de un fugado de la justicia (Carles Puigdemont).

-¿Y le preocupa también el avance de Vox?

-Sólo hay dos proyectos: el socialista, el de las izquierdas con un paternalismo ineficiente, la semilla de las futuras crisis económicas; y el del PP, que cree en la igualdad, la libertad y la unión.

-¿Pero incluye a Vox entre los populistas?

-Vox tiene que decidir en qué grupo político estará en Europa. ¿Va a estar con Le Pen y Salvini? ¿Con ECR, donde están los conservadores británicos y polacos y el grupo que defendió a Puigdemont? Es importantísimo que lo diga. Donde no estará es en el Partido Popular, el gran partido europeo. ¿Y quién mejor para defender, por ejemplo, el plátano canario: 219 o unos diputados que se suman a un grupo donde a lo mejor sólo son 20?

-Casado le ha puesto como tarea combatir el relato del secesionismo. ¿Rajoy descuidó ese flanco?

-No, para nada. El fugado de la justicia jamás ha sido recibido por ninguna cancillería europea ni por el Parlamento, Comisión y Consejo. El trabajo diplomático del Gobierno de Rajoy fue un cortafuegos.

-Hablan de hacer «activismo» y que en Europa se vea la unidad territorial como un asunto de todos. ¿Han echado en falta más implicación de la UE?

-Yo me quedaría con el discurso de Antonio Tajani en los Premios Princesa de Asturias. Dejó muy claro que la UE defiende el Estado de Derecho de los Estados miembros. Y tenemos que continuar porque vemos que los nacionalismos y los populismos, no sólo los de España, son incansables. Josep Borrell, como ministro de Exteriores, sólo tuvo la capacidad de levantarse de una entrevista (en una cadena alemana) y no defendió a España.

-Usted ha propuesto reformar la euroorden para agilizar las entregas por delitos de sedición y rebelión. El Gobierno de Rajoy siempre vio dificultades. ¿Se dan ahora las circunstancias?

-Lo hemos defendido en el Parlamento Europeo y volveremos a defender que sea modificada y se amplíe a más delitos. Sedición y rebelión, pero también el ciberacoso.

-¿Y han sondeado si puede haber una buena acogida?

-En el PPE, sí.

-¿Le habría gustado ir de candidata por Barcelona al Congreso?

-Bueno, es mi tierra. Confieso que soy una mujer muy leal, siempre he estado a disposición de mi partido y siempre he ido allá donde el presidente ha decidido que mejor puedo trabajar en la defensa de nuestro proyecto. Pablo Casado me dijo que era importante continuar combatiendo el relato 'fake' del nacionalismo en Europa.

-El fichaje de Cayetana Álvarez de Toledo no ha servido, sin embargo, para frenar el retroceso electoral en Cataluña.

-Cuando el PP gana, ganamos todos. Pero cuando el PP pierde, también pierde en todas partes. No somos un partido de personalismos, sino de equipazos. Cuando el PP ha obtenido 66 escaños es porque no sólo hemos perdido en Cataluña, sino en todas partes.

-Detrás de la caída, ¿está la herencia recibida o también el discurso actual?

-Yo creo, sinceramente, que nos confiamos. La noche electoral vimos que el objetivo de Rivera y Abascal no era echar a Sánchez de la Moncloa, sino ganarle al PP.

-En todo caso, eso habla de Ciudadanos y Vox. ¿Pero algún error propio?

-Que nos confiamos y, cuando tú confías en que todos tenemos el mismo objetivo, a lo mejor das más libertad de voto. Nos confiamos por lo que pasó en Andalucía.

-¿Está cuestionado el liderazgo de Casado tras el 28-A?

-El comité ejecutivo por unanimidad aprobó unidad, lealtad y trabajo. Es lo que estamos haciendo. Unidad apoyando al presidente, lealtad al presidente y, sobre to do, a nuestras siglas y proyecto político, y trabajo, trabajo, trabajo, que es lo que sabemos hacer mejor.

-¿Teme arrastrar el mal resultado a las elecciones europeas?

-Salimos a ganar, el PP está en pie, con ganas de ganar, de ilusionar a todos los españoles que alguna vez nos han votado.

-¿Para remontar es necesario centrar el mensaje, como reclaman los barones del PP?

-El PP tiene que ser el que siempre ha sido, de centro derecha, el que soluciona los problemas de los españoles y es influyente en Europa.