Doce detenidos y 77 heridos en los disturbios de Cataluña

Cargas policiales en los alrededores de la Lotja, donde se celebra el Consejo de Ministros. / Efe

Los Mossos han cargado una decena de ocasiones para impedir que la multitud desbordase el perímetro de seguridad de la Llotja, donde se ha reunido el Consejo de Ministros

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOBarcelona

Los alrededores de la Llotja del Mar, donde se ha reunido desde las 10:30 horas el Consejo de Ministros, se han convertido esta mañana en un verdadero campo de batalla. Los Mossos d' Esquadra han realizado más de una decena de cargas para evitar que la multitud desbordase el perímetro de seguridad. La situación, según admiten mandos del operativo, ha sido muy complicada, por la violencia que algunos grupos de manifestantes han exhibido. Por el momento, hay doce detenidos y 77 personas han tenido que ser atendidas por los servicios de emergencias. Los CDR han desconvocado sobre las 14:00 horas las movilizaciones en los alrededores de Lonja del Mar, y media hora más tarde los agentes de seguridad han puesto fin al dispositivo especial alrededor del edificio.

Un total de 77 personas han resultado heridas de diversa consideración, aunque ninguna de gravedad, entre ellos 35 agentes de los Mossos d'Esquadra, en los incidentes por las protestas de los CDR contra la reunión en Barcelona del Consejo de Ministros.

Según ha informado el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), sus equipos han atendido a 62 personas, 57 de ellas por contusiones, aunque ninguna grave, por los incidentes protagonizados por los CDR, ante los que los Mossos han cargado en el Paral·lel, en Drassanes y en Via Laietana.

Los manifestantes han lanzando piedras de gran tamaño, botellas, pintura y huevos a los agentes autonómicos. En algunos casos, como en el Paralelo, los congregados también han arrojado vallas a los antidisturbios de la Brimo.

El origen de los disturbios, según señalan fuentes del dispositivo de seguridad, son los grupos de violentos que, encapuchados, han encabezado las tres cabeceras de las autodenominadas 'columnas' de CDR que habían llamado a rodear el edificio donde se reúne el Gobierno de Pedro Sánchez. Desde las 10 de la mañana, estos radicales han comenzado a hostigar a los mossos en tres puntos principales: El paralelo, la Avenida Drassanes y la Vía Laietana. Al final, los agentes autonómicos, en algunos casos bajo una verdadera lluvia de piedras y objetos, han tenido que cargar para evitar que desbordaran el perímetro. Las cargas no han acabado con los incidentes, hasta el punto de que en Vía Laietana los bomberos han tenido que situarse como una suerte de 'fuerzas de interposición' entre los policías y los manifestantes para evitar nuevas refriegas, ya que habían desaparecidos las vallas del perímetro durante los primeros incidentes. Los radicales han extendido los disturbios a otros puntos del perímetro de seguridad como el Raval o Las Ramblas.

Las protestas del 21-D contra la celebración del Consejo de Ministros han comenzado mucho antes de que amaneciera. A las 5:30 horas de la mañana se han iniciado los primeros cortes en acciones fundamentalmente convocadas por los diferentes Comités de Defensa de la República. Por el momento, los CDR han conseguido bloquear, algunas veces solo de forma intermitente, una veintena de carreteras y autovías de las cuatro provincias catalanas.

Las acciones más destacadas –y que mayores problemas están provocando- son los cortes en las rondas de circunvalación de Barcelona, tanto Dalt como Litoral, y el bloqueo de la AP-7. Según informan los propios CDR en sus canales, los puntos con cortes pasadas las 7:30 horas de la mañana son, entre otros, la AP-7 L'Ampolla, AP-7 Girona Oest, A-2 Alcarràs, N-II Figueres, C-16 Manresa, C-58 Vacarisse, C-25 Riudellots, C-31 Verges, C-31 Badalona, C-65 Llambilles, Ronda de Dalt (S.11), Ronda de Dalt (Esplugues), B-20 (Montigalà), B-23 (St Joan Despí), Ronda Litoral (Montjuïc) y GIV-6216 St. Pere Pescador.

En el interior de Barcelona capital, desde primera hora, el tráfico ha sido menos intenso de lo habitual a pesar del corte de las rondas. Muchos ciudadanos han preferido adelantar sus vacaciones para no verse atrapados en la ratonera en la que se ha convertido la ciudad, sobre todo a partir de las 8:30 horas, con el inicio de las marchas de las tres columnas que han rodeado la Llotja de Mar, el lugar donde se reúne hoy el Consejo de Ministros.

Según el servicio de transportes de Barcelona, hay interrupciones de líneas de autobuses en diez zonas diferentes de la ciudad, entre ellas, varias arterias como el Parelo, la Plaza de España, el Front Maritim o a vía Laietana.Las autoridades están recomendando encarecidamente el uso del metro en lugar de los transportes de superficie.

A pesar de las protestas, marchas, columnas y manifestaciones, los puntos estratégicos de Barcelona están funcionando con normalidad. No ha habido ningún tipo de incidencia, hasta el momento, en el aeropuerto de Barcelona ni en el puerto ni en la estación de Sants. También Mercabarna funciona como cualquier otro día.

Desafío de orden público

«Desbordar» a las fuerzas de seguridad por el número de acciones, por lo disperso de las protestas y por la muchedumbre en la calle es la estrategia común de las últimas instrucciones en los canales de los CDR, los Grupos Autónomos de Acciones Rápidas (GAAR) y los «Aturem», plataformas locales nacidas en los últimos días al calor de las convocatorias para el 21-D y que cuentan con millares de seguidores.

Las imprevisibles acciones de los GAAR, el brazo más violento de los CDR, mantienen en alerta a las fuerzas de seguridad, que tienen cumplida información de su intención de realizar sabotajes y ataques de pequeña envergadura pero contra infraestructuras claves. Los comités, por su parte, tienen previsto «complementar» estas acciones con una docena de movilizaciones en puntos neurálgicos con cortes en vías de comunicación de los puertos, aeropuertos, autopistas y fronteras.

Todo ello, antes de que el día concluya con una gran manifestación unitaria a las 18:00 horas entre los Jardinets de Gràcia y Plaça Catalunya convocada por ANC, Òmnium, SEPC, Arran, Unis x la República, Intersindical CSC, La Forja, Jovent Republicà o la CUP.

Las huelgas en Renfe, Adif y las protestas convocadas ya por taxistas, bomberos, transportistas y estudiantes, además de un paro de dos horas al que ha llamado la Intersindical-CSC para protestar en contra de la reforma laboral se suman a esta jornada tan complicada.

El desafío de orden público es de tal envergadura que, a diferencia de lo que ocurrió durante el referéndum del 1-O, el Ministerio del Interior y la Generalitat esta vez sí han acordado que todo el operativo de seguridad sea coordinado por una sala conjunta, en la que estarán presentes mandos de los Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional. Desde ese centro único se dirigirán los movimientos en toda Cataluña (no solo Barcelona) de los más de 8.000 agentes autonómicos (la mitad de la plantilla), 750 policías nacional y 400 agentes de la benemérita.

Más información