La dirección del PP busca un cierre de filas para intentar la remontada el 26-M

Los populares cubren la fachada principal de su sede con una lona blanca y el lema 'Hay partido' donde antes figuraba la imagen de Casado

NURIA VEGA

madrid. Una lona cubre desde ayer la sede nacional del PP en la calle Génova de Madrid con un nuevo lema cinco días después de iniciada la campaña: 'Hay partido'. Un juego de palabras con el que los populares pretenden que cunda el «espíritu de remontada» tras el desplome del 28 de abril en las urnas, pero con el que también persiguen trasladar una imagen de «unidad interna» tras las sacudidas poselectorales. Donde antes figuraba la fotografía de Pablo Casado como candidato con el lema 'Valor seguro', ahora se lee el nuevo eslogan sobre un fondo blanco.

No es la primera alusión al cierre de filas. El viernes, el presidente de los populares abogó en el estreno de la campaña en Zaragoza por «remar» todos en «la misma dirección». En realidad, las dos semanas de resaca electoral han resultado complicadas de digerir en las filas conservadoras, donde se han agudizado las discrepancias sobre el rumbo a seguir.

En las organizaciones territoriales del partido se ha extendido el temor a arrastrar los malos resultados del 28-A en los comicios municipales, autonómicos y europeos del 26 de mayo y, de ahí, que algunas hayan intentado imprimir en tiempo récord dosis de «centralidad» y «moderación» en sus discursos, una vez esbozados los posibles errores de la dirección nacional. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, concluyó en una entrevista en Onda Cero que el PP pudo equivocarse al abrir a Vox la puerta de un hipotético Gobierno, al ceder parte del espacio a Ciudadanos o al renunciar a algunos mensajes fuerza de la formación conservadora como aquellos referidos a la experiencia de gestión.

Otras fuentes han pronosticado que, de no conservar el partido su poder territorial el próximo 26-M, subirá el volumen de las voces que cuestionan el liderazgo de Casado. El líder de los populares, sin embargo, no tiene intención de plantearse su retirada después de la campaña y, a quien le pregunta, le repite aquello de que el mandato que le dio el partido en el congreso de julio es para cuatro años.

«Equipos nuevos»

De momento, en la cúpula dan muestras de haber escuchado algunas de las reclamaciones de los líderes territoriales. En la nota de prensa enviada ayer para explicar el lema, el PP subraya que, en sus mensajes de campaña, enfatiza el «modelo de gestión» que el partido ha «acreditado» y se presenta a sí mismo como «el único que puede frenar desde una posición moderada, de centro derecha, las políticas de la izquierda».

Casado, además, instó este martes a los suyos a salir al campo de juego y no dar «una sola bola por perdida». «Hay que pelear el partido hasta el final -pidió en clave de discurso de motivación y poniendo como ejemplo a Rafa Nadal-, nunca hay que pensar que ese último juego, el último set, no se va a recuperar». También dio por sentado que el electorado «no ha caído» en que el PP tiene «grandes equipos nuevos» que se suman, añadió, a los «anteriores» para una «combinación perfecta».