PP, Ciudadanos y Vox quieren activar ya el Congreso

R. C.

madrid. Los grupos parlamentarios del PP, Ciudadanos y Vox no están dispuestos a que el retraso en la investidura de un nuevo presidente del Gobierno, prevista para el próximo mes de julio, les siga restando presencia mediática y social y quieren activar ya el Congreso de los Diputados. O a al menos, los dos mecanismos que más visibilidad dan a los partidos de la Cámara baja, la sesión de control del Ejecutivo (en este caso en funciones) y la activación de las comisiones legislativas.

El enfado de los tres partidos de derechas es que desde que el Congreso se constituyera el pasado 21 de mayo, la actividad parlamentaria ha sido prácticamente inexistente, hasta el punto de que el Parlamento no ha logrado la comparecencia de ninguno de los ministros que ha reclamado porque no están creadas las comisiones correspondientes en las que tendrían que dar explicaciones. Normalmente éstas se crean después de que se dé a conocer la estructura orgánica del nuevo Ejecutivo para adaptar así estos órganos a los nuevos ministerios.

En el tema del control a Pedro Sánchez y su gabinete, aunque estos sigan en funciones, PP, Ciudadanos y Vox saben que tienen las de ganar.

En la llamada 'legislatura breve' (enero-mayo de 2016) el Ejecutivo de Mariano Rajoy se negó a someterse al control parlamentario, lo que provocó que la Mesa de la Cámara baja presentase un conflicto de atribuciones ante el Tribunal Constitucional, que finalmente zanjó que el Gobierno, aunque esté en funciones, debe de rendir cuentas y someterse a la fiscalización del legislativo.