PP y Ciudadanos complican al Gobierno la elaboración de los Presupuestos

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, a su llegada ayer a la Junta de Portavoces. :: europa press/
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, a su llegada ayer a la Junta de Portavoces. :: europa press

Rechazan que el Congreso tramite por la vía exprés la reforma con la que el PSOE pretendía salvar el veto del Senado a la senda de déficit

NURIA VEGA

madrid. Los esfuerzos del Gobierno por allanar el trámite de los Presupuestos volvieron a verse ayer frustrados por su debilidad parlamentaria. PP y Ciudadanos sumaron fuerzas en la Mesa del Congreso para impedir que la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera se reforme por la vía de urgencia y echaron por tierra los planes de PSOE y Podemos. Ambas formaciones aspiraban a suprimir cuanto antes la capacidad de veto del Senado a la senda de déficit, sortear la mayoría absoluta de los populares en la Cámara alta y despejar así el camino de las cuentas de 2019. Y aunque ninguno de los dos partidos renunció a lograrlo, es evidente que el proceso será tortuoso.

El Gobierno ya intentó salvar la senda de déficit en el Congreso el pasado 27 de julio. Pero, entonces, entre sus socios, sólo encontró el respaldo del PNV y acabó sufriendo el revés de la Cámara baja. Ahora las conversaciones con Podemos durante agosto han alimentado el optimismo del Ejecutivo, pero de poco le servirá al PSOE ganarse la complicidad de sus aliados en el hemiciclo mientra la mayoría absoluta del PP sea un muro infranqueable en el Senado.

El Gobierno de Mariano Rajoy introdujo en 2012 una modificación en el artículo 15.6 de la norma para que los objetivos de estabilidad tengan que recibir el visto bueno tanto del Congreso como de la Cámara alta. Esta cláusula otorgó al Senado una capacidad de veto excepcional en el sistema parlamentario español. Pero al tratarse de una ley orgánica, su reforma no es sencilla.

Tras llegar a un acuerdo con Podemos, el Ejecutivo metió el 23 de agosto en el congelador la senda de déficit, pese a que el plazo para su presentación concluía, y anunció que antes de continuar iba a explorar la mejor fórmula para cambiar la normativa de estabilidad presupuestaria. La formación de Pablo Iglesias, y ahora también el PDeCAT, creen que podría reformarse vía real decreto ley, pero los socialistas insisten: «Es inconstitucional».

Esa es la razón por la que en su día optaron por registrar una proposición de ley y solicitar su tramitación exprés. La oposición de PP y Ciudadanos, que buscan dilatar los tiempos, no ha disuadido al PSOE, que se propone esperar a que en dos semanas el pleno del Congreso tome en consideración la iniciativa para volver a la carga. Será entonces cuando los socialistas revindiquen que la Mesa aplique el artículo 150 del Reglamento, escuche a la Junta de Portavoces y acepte que su propuesta se apruebe por «lectura única».

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, denunció ayer que en la reunión del órgano de gobierno del Congreso ni tan siquiera se escuchó a los letrados de la Cámara y acusó a la presidenta de la institución, Ana Pastor, de «filibusterismo político». Otras fuentes de la formación compararon incluso la actitud de la dirigente popular con la de Quim Torra en el Parlamento catalán.

Seguir adelante

En todo caso, pase lo que pase con la reforma de la ley de estabilidad y, por lo tanto, con la senda de déficit, el Ejecutivo está determinado a seguir adelante. Pedro Sánchez reconoció el lunes, en una entrevista en la cadena Ser, que lo óptimo sería «corregir» la «anomalía» del Senado. «Pero si no es posible -anticipó-eso no significa que el Gobierno de España no vaya a plantear el anteproyecto de Presupuestos».

El presidente maneja, de hecho, un calendario. Prevé presentar las cuentas a finales de noviembre o principios de diciembre e intentará aprobarlas en el Parlamento en el primer trimestre de 2019. Eso sí, en caso de no sacar adelante en este tiempo su propia senda de déficit, Hacienda se verá obligada a trabajar con la que aprobó el PP.

Salvar los Presupuestos será el asunto más relevante que tendrá entre manos el Gobierno en los próximos meses. Al fin y al cabo, el jefe del Ejecutivo ha dejado en el aire la posibilidad de un adelanto electoral en caso de no lograr actualizarlos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos