Ciudadanos no cierra la puerta a acuerdos con el PSOE tras el 26-M

Da por hecho el 'sorpasso' al PP y reta a Casado a que aclare si les apoyará en futuros gobiernos

M. E. ALONSO

madrid. No hay veto explícito al PSOE para las elecciones del 26 de mayo como sí lo hubo para las generales. Pero en Ciudadanos ven «muy complicado» que se pueda llegar a acuerdos con un partido que se ha «radicalizado» y que se apoya en populistas y nacionalistas. La formación liberal sólo se abre a posibles pactos con socialistas «disidentes» con la hoja de ruta de Pedro Sánchez y que no hayan coqueteado con el nacionalismo o los separatistas. «Con este PSOE que sube impuestos, que nos miente, que pacta con los nacionalistas es difícil», aseguró ayer la portavoz nacional Inés Arrimadas.

La líder de la oposición en Cataluña, que en breve dará el salto al Congreso, marcó así el camino que deben seguir aquellos dirigentes territoriales del PSOE que quieran sentarse a negociar con Ciudadanos y con los que se podría llegar a acuerdos. Como es el caso del presidente de Castilla la Mancha, Emiliano García-Page, o el de Aragón, Javier Lambán, con quienes las relaciones son fluidas.

De momento, en las filas liberales se conjuran para salir a ganar la triple cita electoral y materializar el 'sorpasso' al PP. Los buenos resultados cosechados el 28-A, con 57 escaños y un millón de votos más que en 2016, han afianzado su estrategia para convertirse en la fuerza de referencia del centroderecha. Ciudadanos superó al partido de Pablo Casado en cinco comunidades -Madrid, Cataluña, Baleares, Aragón y Andalucía- y augura que esta situación se repetirá el 26 de mayo.

De ahí que Arrimadas haya retado al líder del PP a responder si respaldarán gobiernos liderados por los liberales en las ciudadades y comunidades donde les adelanten. En la dirección naranja están convencidos de que el PP «no ha entendido» el papel que las urnas le han otorgado y creen que deben asumir que no van a liderar gobiernos.