Más de cien personas bajo vigilancia médica tras la muerte de un hombre por la picadura de una garrapata

Más de cien personas, de las que dos tercios son personal del hospital de Ávila, están bajo control sanitario para detectar cualquier contagio de fiebre Crimea-Congo. Se les toma la temperatura dos veces al día, y de momento, ninguno ha mostrado síntomas de fiebre. Los que tuvieron mayor contacto con el fallecido se encuentran bajo vigilancia más estricta. Se les trata con guantes y mascarilla. Aunque la enfermedad es difícil de transmitir. El contagio se produce mediante contacto de sangre o fluidos, y sólo, si el infectado presenta síntomas. A finales de julio, el fallecido estuvo cazando en Helechosa de los Montes, en Badajoz, donde pudo sufrir una picadura de garrapata. La enfermedad es endémica en África y en Ásia. A España llegó a través de estos ácaros. La fiebre Crimea-Congo también puede contagiarse por contacto con sangre o vísceras de mamíferos infectados, y la víctima, estuvo desollando un jabalí el día de la cacería.