Casado reprocha a Sánchez «vender Navarra» por poder

El líder del PP denuncia que los socialistas se apoyen en Bildu y rechaza equiparar a la izquierda abertzale con la ultraderecha

R. C.

madrid. Pablo Casado invitó ayer a los socialistas a rectificar en Navarra, permitir un gobierno de centro derecha con Javier Esparza al frente y, a cambio, explorar la abstención de los dos diputados de UPN en el Congreso para salvar la investidura de Pedro Sánchez.

Después de que el PSN llegara a un acuerdo con Geroa Bai para dar la presidencia del Parlamento navarro al nacionalista Unai Hualde y EH Bildu lograra un puesto en la Mesa, Casado volvió a cargar ayer contra Sánchez por los pactos territoriales de su formación. «No puede comprar un Gobierno autonómico vendiendo Navarra», le responsabilizó el líder del PP.

La comparecencia de Casado tuvo lugar en Pamplona tras el encuentro con Esparza, el presidente de UPN y candidato de Navarra Suma, la plataforma electoral de la que forman parte PP y Ciudadanos. De hecho, de la reunión estaba al tanto el líder de los liberales, Albert Rivera.

En los últimos días, el PP ha censurado que los socialistas se apoyen en abstenciones de Bildu para gobernar y, en este escenario, ha rechazado facilitar la investidura de Sánchez, aunque eso nunca estuviera sobre la mesa. «Para mí -denunció ayer Casado- es muy triste venir a Pamplona a ver que aquellos que en las concentraciones de Herri Batasuna decían 'ETA, mátalos', refiriéndose a los concejales de UPN, del PP y del PSOE, ahora son la llave para el Gobierno de la comunidad foral».

A su juicio, los escaños de Bildu -«manchados de sangre», según Esparza- no son moralmente iguales al resto. Tampoco cree que la ultraderecha, con la que el PP ha pactado, sea equiparable a la izquierda abertzale. «En Vox está Ortega Lara -señaló-, no Josu Ternera».