Brieva, la cárcel donde Luis Roldán cumplió su condena

El exmiembro de la familia real será el único recluso hombre en una prisión de mujeres. El centro elegido es pequeño, tranquilo, y alejado del ruido. Está a unos diez kilómetros de Ávila y tiene buena combinación con Madrid, lo que facilitará las visitas de la infanta Cristina, cuando vuele desde Ginebra si desea visitarlo. Será Instituciones Penitenciarias la que confirme si Urdangarín se queda en el centro en el que ha decidido ingresar. De hacerlo, pasará solo mucho tiempo y tendrá poca compañía más que la de los funcionarios de turno, como le ocurrió a Luis Roldán. El exdirector de la Guardia Civil se quejó de las condiciones de "aislamiento" a las que se vio sometido por seguridad. Pasó más de diez años sin relacionarse con ningún otro recluso en uno de los cinco habitáculos del pabellón especial en el que vivía: tenía acceso a un salón comedor, cocina, sala de vis a vis y un patio que no compartía con nadie. Si hay alguna certeza es que Iñaki Urdangarin, de permanecer en Brieva, tendrá que acostumbrarse a la soledad.