Brasil autoriza la extradición de uno de los autores de la matanza de Atocha

R. C.MADRID.

Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza en el despacho de abogados laboralistas de la madrileña calle de Atocha, tenía 24 años cuando participó en el asesinato a sangre fría de cinco personas en 1977. Junto a su compañero, el pistolero José Fernández Cerra, fueron condenados por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a 193 años de prisión en 1980 como autores materiales de cinco asesinatos y cuatro intentos de homicidio. Con 66 años y tras permanecer huido de la justicia casi 25 años, en diciembre del año pasado fue detenido una residencia en Barra Funda, un barrio de la zona oeste de la Sao Paulo (Brasil), después de pasar en este tiempo por Chile, Argentina o Venezuela. Y ahora se dispone a regresar a España.

El Tribunal Supremo de Brasil, en una audiencia pública celebrada este martes, ha decidido atender la solicitud de extradición de García Juliá al considerar que se cumplen los requisitos necesarios, entre ellos la tipificación de los crímenes y la no configuración de un delito político.