Barcelona se plantea un peaje para limitar el tráfico y combatir la contaminación

La polución en Barcelona obliga a tomar medidas. Los coches más contaminantes sin etiqueta medioambiental no podrán circular a partir del 1 de enero de 2020 en la zona de bajas emisiones, delimitada por las rondas. Si en seis meses los resultados son insuficientes, Barcelona podría imponer un peaje urbano al más puro  estilo de Londres, donde los conductores pagan entre 12 y 14 euros al día. Impopular pero, según los ecologistas, efectivo para reducir el tráfico. El peaje va a ser estudiado por la alcaldesa Ada Colau, que tiene problemas, por ejemplo, de transporte público, imprescindible para acompañar las nuevas medidas anticontaminación de Barcelona.-Redacción-