Aumento de la tensión a bordo

La entrada en aguas italianas llega tras dos semanas en las que la tensión a bordo ha ido en aumento. En una entrevista a la cadena Ser, Òscar Camps contó el día a día de los migrantes: «Hay discusiones por un trozo de sombra, de comida o de baño. Imagina que llevas 13 días sin poder ni siquiera llamar a tus padres para decir que estás vivo, 13 días desaparecido. Emocionalmente hay un shock muy alto».