La amenaza del excomisario a Sánchez incluye airear 30 probables escándalos del CNI

M. SÁIZ-PARDO

madrid. El órdago de José Manuel Villarejo al Estado incluye airear más de una treintena de supuestos escándalos del CNI, según han revelado fuentes policiales, jurídicas y de su propio entorno. El excomisario, que esta semana envió a Pedro Sánchez una carta en la que amenazaba con tirar de la manta de forma «inminente», va a pedir la semana que viene declarar en la Audiencia Nacional para contar, como afirmaba en su misiva al presidente, la «verdad»sobre los servicios secretos.

Tanto si el juez Diego de Egea le llama a declarar como si no lo hace, Villarejo tiene preparado todo un arsenal contra el CNI, según la relación que en su día ya envió a la Audiencia Nacional. De ese arsenal contra su archienemigo, el general Félix Sanz Roldán, solo ha usado una bala: las supuestas amenazas del CNI a Corinna para que devolviera el denominado 'archivo Jano' o CIC (Control Integral Central), un fichero con un millón de entradas sobre puntos débiles de personajes relevantes del país y que, según Villarejo, Juan Carlos I entregó a su amiga íntima a modo de escudo por si a él le ocurría algo. El exmando del CNP sostiene que los servicios de Inteligencia incluso llegaron a contratar a mercenarios para robar información a la amiga del Rey en Mónaco.

«Programas espías»

Según Villarejo, puede probar la existencia también del archivo 'control de togas' en el que los servicios secretos almacenan desde antes de la Transición datos sensibles sobre la judicatura. También afirma que el CNI usó «programas espías» para seguir a los togados.

Pero el repertorio de acusaciones contra el CNI es mucho más amplio. Afirma negro sobre blanco que 'La Casa' montó un «prostíbulo chino» cerca del Congreso para obtener información de los diputados, que «boicoteó» investigaciones como la abierta contra el clan Pujol, el 'caso Ático' o el 'caso Nóos', hasta el punto de robar un pendrive al fiscal Pedro Horrach, además de entorpecer investigaciones de importantes patrimonios españoles en Andorra

Villarejo, que sostiene que Sanz Roldán trabaja para intereses extranjeros como Venezuela, amenaza igualmente con hacer públicas pruebas de que el CNI está detrás de la «extraña muerte» de un «magistrado incómodo», que ocultó informaciones sobre el Yak 42, que «pagó de forma ilegal» a terroristas, que usó informes del Servicio de Prevención de Blanqueo para «chantajear» a «políticos» o que robó informes a los servicios antiterroristas de la Policía.

 

Fotos

Vídeos