Los agricultores denuncian lo poco que cobran por sus productos

Los agricultores han denunciado, una vez más, los bajos precios que les pagan por sus productos. Una lechuga, por ejemplo, incrementa su valor desde el campo a la mesa en un 673%. Son muchos los productos que tienen unos precios sobredimensionados con respecto al coste. Un dinero que, en cualquier caso, nunca llega a los trabajadores del campo. Aseguran que son las grandes cadenas de distribución quienes marcan las reglas y, por eso, piden una legislación que ponga fin a lo que consideran un abuso.