Acero oxidado y hormigón cuarteado, así estaba el muelle de Vigo

El deterioro del pantalán es más que evidente. Las vigas de hierro comidas por el óxido, la base de hormigón cuarteada y las columnas de madera inexistentes. Es el castigo continuo del mar durante más de 30 años. Con la marea baja, esa falta de consistencia queda al descubierto. Los usuarios del puerto de Vigo llevaban tiempo avisando. En la superficie la policía científica mide, repasa y fotografía. Escrutinio minucioso de los 700 metros y se ha precintado toda la pasarela. La estructura sí estaba diseñada para asumir el peso del público del festival. El aforo máximo no se había superado y el efecto dinámico de los saltos de los asistentes tampoco eran suficientes para hacer colapsar la pasarela. Mientras, el número de atendidos en los hospitales aumenta. El desplome del muelle de Vigo ha dejado heridas a 428 personas. -Redacción-