Convertida en esclava sexual a lo largo de 6 años en un burdel durante más de 10 horas al día

La joven de 28 años de fue vendida a un club de alterne por un amigo de su novio y obligada a prostituirse

EFE VALENCIA

La Policía Nacional ha liberado a una joven de 28 años y nacionalidad checa que fue explotada sexualmente en varios clubes de alterne de la provincia de Alicante durante los últimos seis años, en una operación en la que también ha detenido a sus captores, un español y una compatriota de la víctima.

Esta actuación, desarrollada el pasado día 7, se enmarca dentro del plan policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, según han informado hoy fuentes de la Comisaría Provincial en un comunicado.

La joven era obligada a prostituirse durante más de diez horas al día, incluso estando enferma, y a hacerse cargo del pago de sus cuotas de la Seguridad Social.

Los detenidos son el dueño de uno de los clubes, de 62 años y nacionalidad española, y la encargada de este establecimiento, de 30 y originaria de la República Checa.

Plan Policial contra la Trata

Desde la Dirección General de la Policía se puso en marcha en 2013 el Plan Policial contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, en donde se activó la línea telefónica de asistencia a la víctimas 900.10.50.90 y el correo electrónico trata@policia.es a fin de facilitar la colaboración ciudadana en la materia. Las denuncias son anónimas y confidenciales, según la Policía Nacional.

Los agentes tuvieron conocimiento de los hechos directamente de la propia víctima, quien se puso en contacto con la Policía a través del teléfono de atención a las víctimas de trata de seres humanos (900.10.50.90).

La joven les explicó que fue vendida hace ya más de seis años a un club de alterne de la localidad de Gata de Gorgos, en la Marina Alta, por un amigo de su novio, en donde fue obligada a ejercer la prostitución contra su voluntad hasta que fue rescatada por la Policía.

La víctima declaró que ejercía la prostitución en condiciones especialmente denigrantes.

Además, según relató, era obligada a mantener relaciones sexuales con los clientes incluso estando enferma, y sufrió en multitud de ocasiones agresiones sexuales por varios clientes ante la pasividad de los responsables del club, quienes ni siquiera le procuraban asistencia médica.

También denunció que fue coaccionada por sus captores para declarar a su favor en un juicio por trata de seres humanos.

Incluso, los detenidos obligaban a la joven a abonar la cuota perteneciente a la seguridad social.

Asimismo, la víctima tenía un contrato de trabajo de 6 horas semanales, cuando realmente era obligada a ejercer la prostitución durante más de 10 horas al día.

A los dos detenidos se le imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos, delitos relativos a la prostitución y contra el derechos de los trabajadores.

La operación fue llevada a cabo por la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Alicante y la Brigada Central de Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras.