El candidato del PSOE en Meruelo decide taparse

El cartel de la polémica./
El cartel de la polémica.

Luis Alberto Nicolás retira los carteles electorales donde salía desnudo tras convertirse en una broma viral y enfadar a la dirección regional de su partido

REDACCIÓN SANTANDER

La transparencia es sin duda un valor en alza en política, aunque todo depende de cómo se aplique o se entienda. El candidato del PSOE en el municipio cántabro de Meruelo, Luis Alberto Nicolás, parece que lo ha hecho con exceso de "celo" durante su campaña electoral, hasta el punto de convertirse en un asunto 'viral' que ha ocupado espacio en numerosos medios de comunicación del país desde que ayer por la tarde lo publicara esta página web.

MÁS INFORMACIÓN

El PSOE de Cantabria ha informado hoy de que Nicolás ha retirado los carteles en los que aparece desnudo, cubierto en parte por una rosa, y los fotografías que había subido a la red social Facebook.

El partido expresa de nuevo, en un comunicado, su desaprobación a la imagen difundida, que califica de "desafortunada", unos carteles con los que el candidato trataba de vencer "el miedo al cambio" en este municipio, gobernado desde 1979 por el popular Evaristo Domínguez. Las fotos, una de frente y otra de espaldas, con la imagen de una rosa superpuesta para tapar sólo zonas estratégicas de su cuerpo, se acompañan de varios mensajes en los que, entre otras cosas, el candidato se declara transparente y asegura no tener cuentas en Suiza ni Andorra.

El PSOE de Cantabria ya dijo ayer que "nadie" conocía la decisión de Nicolás y hoy reitera que "en ningún momento autorizó tal acción", por lo que le ha exigido "su inmediata retirada". Además lamenta "el malestar" que haya podido causar una fotografías que "no se ajustan y vulneran la línea de campaña establecida para los próximos comicios municipales y autonómicos del 24 de mayo".

Nicolás explicó que los carteles eran los primeros de una serie de seis de fabricación casera que tenía previsto ir difundiendo paulatinamente y de los que había pegado casi medio centenar por paredes, establecimientos y farolas de todo el municipio. El candidato, que está divorciado, también quiso dejar claro que el partido "no tiene nada que ver con esto", que se trata de una iniciativa de carácter individual y que consultó previamente con su hijo, de ocho años, que es quien "más le preocupaba"