Pablo Crespo: «Gürtel es un montaje organizado en el despacho de Rubalcaba»

Francisco Correa, Cándido Herrero y Pablo Crespo./
Francisco Correa, Cándido Herrero y Pablo Crespo.

El 'caso Fitur' suma trece procesados, entre ellos dos exconsejeras de Francisco Camps, Milagrosa Martínez y Angélica Such, y los supuestos cabecillas de la trama, Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez

MARTA HORTELANO VALENCIA

9.55 de la mañana. A esa hora ha comenzado el primero de los juicios de la rama valenciana del 'caso Gürtel', el relativo a las adjudicaciones del stand de la Generalitat para Fitur entre 2005 y 2009. Y lo hace con trece acusados sentados en el banquillo por un surtido de presuntos delitos de prevaricación, malversación, fraude, falsedad, cohecho pasivo y activo, tráfico de influencias, infidelidad en custodia de documentos públicos e información privilegiada. Entre ellos, dos exconselleras del Gobierno de Francisco Camps Milagrosa Martínez y Angélica Such, y los cabecillas de la trama, que se enfrentan al primero de los numerosos juicios que tienen pendientess: Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez.

En su intervención, el considerado como uno de los cabecillas de la trama Gürtel y exdirigente del PP gallego, Pablo Crespo, ha afirmado hoy que el caso Gürtel "es un montaje político organizado desde el despacho de Rubalcaba". En una declaraciones efectuadas a la conclusión de la primera sesión del juicio ha atribuido el "montaje" del caso Gürtel al exministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba

"Para mí hoy es un día alegre porque llevo esperando juicio seis años, también los funcionarios que están sentados -junto a él en el banquillo de los acusados- y que no tienen nada que ver con este montaje político que se organizó en su día desde el despacho de Rubalcaba". En este sentido, ha lamentado el sufrimiento "atroz" que le produce este proceso y ha anunciado que su letrado demostrará "con documentos" su inocencia.

Antes, la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado la incorporación de la declaración de un nuevo testigo, Juan Carlos Rincón, que según la fiscal "participó en lo relativo a las contrataciones de Fitur y tuvo especial relevancia en la Feria y en la elaboración de las hojas de costes de las que la elaboración se servía". El extrabajador de Orange Market fue uno de los testigos secretos que prestaron declaración en otra de las piezas, la relativa a la visita del Papa a Valencia, y su testimonio aportó numerosas novedades a la causa.

Por su parte, el abogado de uno de los cabecillas, Francisco Correa, el letrado Juan Carlos Navarro, ha avanzado que solicitará la nulidad del proceso porque se han vulnerado hasta cuatro derechos a varios de los acusados. En concreto, habla de detenciones ilegales, escuchas telefónicas nulas, vulneración derecho a la intimidad y vulneración de derecho de defensa. "Cuando se vulnera derecho fundamental, se tiene que reparar de inmediato", ha dicho.

Horas antes, los acusados han ido llegando al TSJ con cuentagotas. Milagrosa Martínez ha llegado sobre las 9 horas al tribunal valenciano. A la entrada, Martínez, quien también fue presidenta de las Corts Valencianes y ha sido recientemente expulsada del PP, ha afirmado: "Confío en la justicia". Seguidamente, preguntada por si piensa dimitir de su cargo público, ha respondido: "No. Muchísimas gracias".

Un juicio con un año de retraso

La vista arranca justo con un año de retraso, ya que la dimisión como diputadas de las dos exconselleras a pocos días de la fecha inicial del juicio generó un conflicto de competencias que llevó finalmente al Supremo a decretar que lo juzgara el TSJCV, pues la renuncia al fuero se produjo cuando ya se había dictado la apertura de juicio.

El juicio se desarrollará a lo largo de 37 de sesiones, hasta el próximo 8 de octubre, e incluirá la declaración en plena campaña electoral de siete de los procesados, entre ellos las exconselleras de Turismo Milagrosa Martínez -actualmente alcaldesa de Novelda (Alicante) y suspendida cautelarmente de militancia por el PP- y Angélica Such. En precampaña será el turno de los supuestos cabecillas de Gürtel.

La Fiscalía pide penas de once años de prisión para la exconsellera Milagrosa Martínez, su jefe de gabinete, Rafael Betoret, y el número dos de la trama, Pablo Crespo; de diez años de cárcel para Francisco Correa y Álvaro Pérez 'El Bigotes', y de nueve años de inhabilitación para la exconsellera Angélica Such.

La vista llega seis años después de que, al inicio de la operación Gürtel por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, dos funcionarios de Justicia se personaran en la Conselleria de Turismo para buscar los contratos de la Agencia Valenciana de Turismo (AVT) con Orange Market -la filial valenciana de la trama- sobre Fitur.

Esta es una de las seis piezas separadas sobre la supuesta financiación irregular del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV), que investiga el TSJCV desde que en mayo de 2011 asumiera la causa, y la primera sobre la que concluyó la instrucción.

Según la investigación, hay indicios de que Orange Market, encargada de "la mayor parte" de actos del PPCV, se aprovechó de las relaciones personales de sus gestores con las máximas autoridades del Gobierno valenciano para lograr esas adjudicaciones, pese a que sus ofertas eran las más caras y no reunían las condiciones técnicas y económicas necesarias.

En el banquillo de los acusados se sentarán dos exconselleras de Turismo: Milagrosa Martínez, durante cuyo mandato se adjudicaron los primeros contratos investigados, y Angélica Such, que continuó las adjudicaciones, así como cinco empleados públicos, entre ellos el jefe de gabinete de Martínez, Rafael Betoret.

También estarán seis responsables y empleados de la trama Gürtel, entre ellos los supuestos cabecillas, como Francisco Correa, Pablo Crespo, Álvaro Pérez "El Bigotes", Cándido Herrero e Isabel Jordán.

La Fiscalía pide penas que van desde los siete años de inhabilitación hasta los once años de prisión, como es el caso de Milagrosa Martínez, Pablo Crespo y Rafael Betoret, quien ya fue condenado en la "causa de los trajes".

Según la Fiscalía, el importe total facturado a la Generalitat por la trama Gürtel en esta "irregular actividad contractual" supera los 5 millones de euros, mientras que los responsables de la trama obtuvieron "ilícitos beneficios" por duplicidades de pago o sobrecostes de, al menos, 298.380 euros.

El juicio dedicará los dos primeros días a cuestiones previas -la defensa de Martínez pedirá la nulidad del juicio por indefensión- y los acusados declararán del 10 de abril al 15 de mayo, mientras que comparecerán como testigos el exconseller de Solidaridad Rafael Blasco -condenado por el caso Cooperación-, en julio, y el expresident de la Generalitat Francisco Camps, en septiembre.

Las otras cinco piezas podrían ser juzgadas en la Audiencia Nacional, ya que el TSJCV considera que no es competente para hacerlo al no quedar aforados en ellas.