El Gobierno cifra en 50 las víctimas españolas

Familiares de las víctimas, en El Prat/
Familiares de las víctimas, en El Prat

Una de las víctimas que había sido catalogada como española llevaba 20 residiendo en el país pero no tenía la nacionalidad

NURIA VEGAMadrid

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha comparecido junto al presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, para transmitir sus condolencias a las familias de los fallecidos desde la zona en la que ayer se estrelló el avión de la compañía Germanwings con 150 personas a bordo, 51 de ellos, habían sido identificados como españoles pero este jueves el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha explicado que uno de ellos no tenía la nacionalidad pero llevaba 20 años residiendo en nuestro país. Rajoy ha trasladado el pésame a los allegados de las víctimas en nombre del Gobierno, del presidente de la Generalitat catalana, que le acompaña en el viaje, y del pueblo español. "Queremos asistirles con todos los medios de los que dispongamos, queremos identificar a las víctimas y repatriarlas en las mejores condiciones", ha garantizado el jefe del Ejecutivo.

más información

El presidente, que se ha desplazado hasta la localidad de los Alpes Seyne-Les-Alpes, donde se ha instalado una capilla ardiente a la espera de que sean rescatados los restos mortales y donde está ubicado el centro de operaciones, ha recordado a familias y amigos de los pasajeros que los representantes de los tres países, España, Francia y Alemania, van a ser "solidarios" a la hora de "trabajar e investigar juntos", como es propio de "europeos y, ante todo, de seres humanos". "Estamos con ellos", ha concluido.

Rajoy ha agradecido, por otro lado, la ayuda del país vecino en las labores de rescate. "Gracias al pueblo francés y al presidente Hollande, porque su comportamiento ha sido irreprochable, generoso, propio de amigos, y el que le corresponde al presidente de una gran nación como es Francia", ha asegurado. Los tres mandatarios han intercambiado abrazos al término de la declaración institucional, tras la que el jefe del Ejecutivo regresará a España.

Hollande ha calificado de "catastrofe terrible" la tragedia. El presidente francés ha dado las gracias por la "ola de solidaridad" suscitada tras el suceso y ha lamentado que no se haya podido salvar a nadie "porque no había ningún superviviente". Por otro lado, el presidente galo ha explicado que la segunda caja negra aún no se ha encontrado y que solo se ha hallado la carcasa. Las buenas noticias son que Francia ha conseguido extraer parte del contenido de la primera caja.

Hasta el momento, el Ejecutivo ha identificado los nombres de 51 españoles que estarían entre las 150 víctimas del siniestro aéreo ocurrido ayer en los Alpes franceses. El secretario de Estado de Seguridad ha insistido en que el dato es provisional a la espera de poder contrastar con nuevos datos que se recaban en Düsseldorf, la ciudad de destino del vuelo siniestrado. El dato contrasta con el ofrecido esta misma mañana por el presidente de la aerolínea Germanwings, Thomas Winkelmann, que ha explicado que de los 150 pasajeros, 72 eran de nacionalidad alemana y 35 españoles. Hasta el momento, la aerolínea ha contactado con 104 familias de las víctimas y trabaja para contactar con otras 27.

"Alemania y España son los países más afectados pero, según las informaciones que me han suministrado, hay otras nacionalidades confirmadas: de Argentina, Australia, Bélgica, Colombia, Dinamarca, Reino Unido, Israel, Japón, Marruecos, México y Países Bajos", ha apuntado el ministro francés de Exteriores. Posteriormente, el Departamento de Estado de EE UU ha confirmado la muerte de dos ciudadanos estadounidenses que viajaban a bordo del avión.

En el caso de España son los familiares de los fallecidos los que se han puesto en contacto con el operativo desplegado por la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos dEsquadra en el aeropuerto Barcelona-El Prat para cotejar el listado de pasajeros y los datos personales de sus allegados. Interior ha procedido, además, a la toma de muestras de ADN y se recopilan también aquellas que puedan extraerse de los enseres de las víctimas con el objetivo de completar lo mejor posible los perfiles de los afectados Un extremo que será de utilidad en el momento en el que comiencen a rescatarse los restos mortales y se proceda a su identificación.

Para esas labores está ya preparado el equipo de la Policía Científica integrado por tres funcionarios de la Policía y tres de la Guardia Civil, dispuestos para desplazarse en cuanto los cuerpos sean recuperados. Hasta el momento, tal y como ha informado el Gobierno tras el gabinete de crisis reunido en el Palacio de la Moncloa, Francia ha solicitado el apoyo de Protección Civil y once psicólogos han viajado al país vecino para respaldar a los familias. Cinco se han dirigido a Marsella y seis, a la localidad de Seynes-Les-Alpes. También la UME, el personal del Ejército para emergencias, está lista por si su colaboración fuese necesaria.

"Quiero mandar un mensaje de tranquilidad porque en cada punto importante de acción o información habrá un máximo responsable del Gobierno", ha garantizado el secretario de estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón. La ministra de Fomento continúa en el lugar del accidente, mientras el titular de Interior se encuentra en Barcelona y la vicepresidenta en Moncloa.

Los familiares de las víctimas españolas que se estrelló ayer con 150 personas a bordo partirán a las 20:00 horas de hoy en autocar, los que deseen hacerlo por carretera, y a las 08:55 horas en avión hacia Marsella (Francia).

Según han informado fuentes del gabinete de crisis, los familiares, que permanecen atendidos por psicólogos en el hotel Don Jaime de Castelldefels, viajarán acompañados por psicólogos, técnicos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y personal de la Cruz Roja.

Mientras tanto, continúa la peligrosa operación para recuperar los restos del avión de la compañía alemana Germanwings. Los equipos de rescate buscan entre los restos del accidente. La tarea, sin duda, será difícil, tal y como hoy ha explicado el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que ha hablado de proceso "largo" y "complejo" y ha pedido "paciencia" al tiempo que ha comprometido el "máximo esfuerzo" por parte del Gobierno. De hecho, los equipos de búsqueda no creen que se puedan rescatar hoy los cadáveres.

Pese a que la caja negra hallada el martes, la que registra las conversaciones entre los pilotos, está dañada, puede ser analizada, según han indicado fuentes de la investigación, que siguen buscando la otra caja. Es la que graba los datos del vuelo segundo por segundo, una búsqueda que parece compleja debido a la dispersión de los restos del avión en un amplia zona montañosa de difícil acceso entre Digne-les-Bains y Barcelonette (Alpes de Alta Provenza). Según el general de la Gendarmería David Galtier, "los restos de cuerpos humanos que hemos visto no son más grandes que una pequeña maleta".

Entre los miles de pedazos en que quedó reducido el aparato, "sólo se ha podido identificar el tren de aterrizaje", ha confirmado otro investigador, lo que hace pensar que el avión se desintegró al chocar contra las paredes rocosas. El Gobierno galo no da más importancia a la hipótesis terrorista en la investigación de las causas del accidente.

En España continúan los homenajes a las víctimas del accidente. Instituciones de todo el país han guardado un minuto de silencio y se han sumado a los tres días de luto decretados ayer por el Gobierno. Además, se han guardado minutos de silencio en los lugares de origen de las víctimas, entre ellos Jaca (Huesca), Épila (Zaragoza) o las localidades murcianas de Lorca y Águilas. Además, unas cien personas se han congregado en la terminal 1 del aeropuerto de El Prat, mientras algo más de medio centenar lo han hecho en el exterior de la terminal 2, donde han concluido el minuto de silencio con un aplauso. Allí aún permanecen los familiares de los pasajeros del Airbus a la espera de recibir la peor de las noticias.