Primer salto a la valla de Melilla tras el desmantelamiento del Gurugú

Tres inmigrantes, encaramados a la valla de Melilla. /
Tres inmigrantes, encaramados a la valla de Melilla.

La Delegación del Gobierno asegura que habrían conseguido entrar cinco inmigrantes pero vecinos y testigos hablan de una veintena de subsaharianos corriendo por las calles

JESÚS BLASCO DE AVELLANEDA melilla

Un grupo de inmigrantes, formado por unos 70 jóvenes subsaharianos, ha protagonizado este miércoles un nuevo intento de salto a la valla de Melilla. Una docena de ellos permanecían encaramados en lo alto del vallado fronterizo pasadas las 10.30 horas.

Según datos oficiales, al menos cinco inmigrantes habrían conseguido entrar a Melilla y estarían ahora acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Pero vecinos del lugar y testigos del salto aseguran que al menos una veintena de subsaharianos corría por las calles del cerro de la Palma Santa y que han ido siendo detenidos y devueltos a Marruecos.

Tras varias semanas sin que se registrase ningún nuevo intento de salto en la valla de Melilla, debido principalmente al desmantelamiento de los campamentos de inmigrantes del monte Gurugú, esta madrugada, sobre las 05:20 horas, un pequeño grupo ha logrado alcanzar el vallado, aprovechando la espesa niebla que cubría en ese momento la ciudad y que ha impedido una mayor efectividad del sistema de alerta temprana.

El salto tenía lugar por la zona comprendida entre el Cerro de la Palma Santa y el puesto fronterizo de Farhana, una zona escarpada y de difícil acceso muy cerca del CETI.

La Delegación del Gobierno informa de que al menos cinco inmigrantes habrían logrado acceder a Melilla. Uno habría sido visto en las inmediaciones del CETI con heridas profundas en la mano derecha, por lo que fue atendido por los servicios sanitarios de Cruz Roja. Los otros cuatro inmigrantes fueron avistados por agentes de la Guardia Civil cuando circulaban, en dirección al CETI, a bordo de un vehículo conducido por una mujer melillense.

Se da la circunstancia de que la detenida es una fotoperiodista que, según fuentes oficiales, cuando es detenida ni se encontraba ejerciendo como periodista ni se identifica como tal, por lo que su detención no guarda ninguna relación con el ejercicio del derecho a la información.

El último salto de la valla fronteriza de Melilla se produjo el 19 de febrero, en el que cien inmigrantes trataron de acceder irregularmente a la ciudad autónoma y 35 lograron su propósito.