'Operación Púnica': quince años de corrupción sin freno

Francisco Granados./
Francisco Granados.

Granados y su socio Marjaliza movieron más de 250 millones con recalificaciones, amaños en lotería, facturas falsas y blanqueos masivos

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los miles de folios del sumario de la 'operación Púnica', cuyo secreto se levantó el pasado viernes, dibujan una red corrupta que extendió sus redes sin ningún freno entre 1999 y 2014 por la Comunidad de Madrid, León y Murcia. Los dos cabecillas de la trama, el exconsejero de Esperanza Aguirre Francisco Granados y su socio David Marjaliza, no hicieron ascos a nada para amasar una fortuna cercana a los 250 millones de euros.

Lotería

Marjaliza era un hombre con suerte en los juegos de azar. Tanta como el también imputado y condenado, Carlos Fabra. Según el sumario, a Marjaliza le tocó la lotería ocho veces. Ganó 257.412 euros en seis sorteos de la Lotería Nacional y dos de la ONCE entre diciembre de 2002 y marzo de 2004, de acuerdo a la información facilitada por la Agencia Tributaria.

Blanqueo masivo

Según uno de estos atestados de Hacienda, cinco de las sociedades de Marjaliza lograron blanquear en apenas dos años (entre 2004 y 2006) al menos 4,4 millones. El sistema, sostienen los investigadores, era siempre el mismo: facturas falsas de nueve sociedades, algunas pantallas, por servicios que jamás se llegaban a prestar.

En un solo día

Siempre de acuerdo a la información enviada al juez Eloy Velasco por Hacienda, el exconsejero Granados, en menos de 24 horas, tuvo unas ganancias de tres millones de euros por la venta de inmuebles. Para la Agencia Tributaria todas estas operaciones son sospechosas, especialmente la revalorización que conseguía el exalcalde de Valdemoro de sus propiedades. Valga como ejemplo que vendió una propiedad por 672.000 euros que ocho años antes había comprado por solo 62.000.

Recalificaciones

El tándem Granados Marjaliza dio uno de los mayores pelotazos de su carrera en Valdemoro, ciudad de Madrid en la que fue alcalde el exconsejero entre 1999 y 2003. En esa etapa recalificó unas parcelas en el sector de Canto Negro de Valdemoro, algunas de ellas de su propiedad, que luego vendió a sociedades de Marjaliza. En esa operación ambos se llevaron una plusvalía de al menos 1,4 millones de euros, casi diez veces más del precio de compra de los terrenos solo cuatro años antes.

Sin motivo

Granados y Marjaliza llegaron a mover tal cantidad de dinero con su entramado corrupto que en algunos casos ni siquiera pudieron dar una apariencia legal a los pagos. Es el caso de Vancouver Gestión, que entregó casi siete millones de euros al ayuntamiento de Valdemoro de los que «no se localiza cuál puede ser la razón», según admite sin ambages la Agencia Tributaria.

Denuncia anónima

Una denuncia anónima presentada en marzo de 2013 ante la Fiscalía Anticorrupción fue el origen de la 'operación Púnica'. En ella se apuntaba que la empresa Waiter Music, propiedad del empresario José Luis Huerta, imputado, organizaba «por decreto» las fiestas patronales de «la mayoría de los grandes municipios de Madrid». Y que era Granados el que se dedicaba a convencer a los alcaldes para que contrataran con esta mercantil «y ya de paso llevar a cabo unos contratos muy sobreelevados, en donde una cantidad sobrante vuelve al partido». La supuesta financiación irregular del PP, no obstante, no ha sido nunca objeto de esta investigación.

Cuentas en el extranjero

La Agencia Tributaria admite en sus informes que buena parte del dinero conseguido por la trama Púnica ha ido desapareciendo en los últimos años, probablemente en cuentas en el extranjero que todavía no han sido localizadas. «La renta disponible anual del matrimonio formado por Granados y Nieves Alarcón resulta ser de muy escasa cuantía o incluso negativa, lo cual es un indicio de que el matrimonio dispone de otras fuentes de ingresos que resultan por ahora desconocidas», explican los técnicos, que afirman que a partir de 2009 «se observa una disminución en los saldos de sus cuentas bancarias que es su fuente de ingresos u origen de fondos» utilizados durante los años de los grandes pelotazos.