Acebes niega haber usado «jamás» la caja 'b' del PP

Ángel Acebes, a su legada a la Audiencia Nacional./
Ángel Acebes, a su legada a la Audiencia Nacional.

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Por primera vez en la historia un secretario general del PP declara ante un juez imputado por corrupción. Ángel Acebes ha comparecido en la Audiencia Nacional durante casi una hora para explicar si "conoció, autorizó y pudo haber colaborado" a que se utilizase la caja B del PP para la adquisición de acciones del medio de comunicación Libertad Digital S. A, tal y como reza el auto de Pablo Ruz.

El exministro de Aznar lo ha negado todo: ha negado haber usado "jamás" la caja 'b' del partido, tener conocimiento de su existencia y haber visto sobre alguno ni sabido nada de pagos en negro. Lo que sí ha reconocido es que se reunió con el empresario de Libertad Digital Alberto Recarte, pero que, aunque no recorda si transmitió a algún subordinado la necesidad de comprar acciones, no hizo ningún tipo de gestión económica.

Esta ha sido la línea de defensa argumentada por Acebes, que se ha refugiado constantemente en que él llevaba solo la gestión política y que la económica dependía del tesorero, por aquel entonces Álvaro Lapuerta.

Lapuerta también ha comparecido en la Audiencia Nacional y también ha negado ante el juez Pablo Ruz haber utilizado dinero b del partido en su declaración como imputado en la causa en la que se investiga la contabilidad B de Génova. Lapuerta, de 87 años y con un estado de salud delicado, ha entregado una carta manuscrita de una sola cara en la que ha leído que efectivamente compró acciones de Libertad Digital, pero que lo hizo con su dinero, declarando las plusvalías y en auxilio de un medio al que el partido quería ayudar. "Jamás me he apropiado ni distraído dinero ajeno. Mi memoria puede tener enormes lagunas pero de eso estoy seguro", ha asegurado.

El extesorero, al que el juez investiga por la compra de un total de 1.270 acciones por 139.700 euros que revendió a Libertad Digital por 209.550 euros, obteniendo una plusvalía de 69.850 euros, ha dicho que el PP difundió el "deseo" de comprar acciones "entre amigos y colaboradores".

"En este entorno se me pidió colaborar y las suscribí", ha explicado el superior jerárquico de Luis Bárcenas antes de aclarar que no hizo esta operación "con fondos del partido" y que incluyó la compra de acciones en sus "declaraciones de patrimonio". "Ulteriormente en renta declaré la plusvalía", ha añadido, para negar taxativamente que se quedara con el dinero de la plusvalía que obtuvo cuando revendió las acciones.

El extesorero, que ha permanecido 25 minutos ante Ruz, no ha mencionado que esta operación fuera ordenada por Acebes. Tanto uno como otro se han visto increpados por un grupo de preferentistas de Bankia, que se han apostado a las puertas de la sede sita en la calle Goya y les han proferido gritos de "chorizos", "ladrones" y "sinvergüenzas".

Dos reuniones en Génova

Por su parte, el expresidente de Libertad Digital Alberto Recarte ha asegurado que, además de con Acebes, se reunió con el expresidente del Gobierno José María Aznar y la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre para pedir que los militantes del partido compraran acciones de ese medio de comunicación.

Recarte, en su declaración como testigo ante el juez Pablo Ruz, ha negado también que conociera a Bárcenas, en prisión desde hace más de un año, y ha asegurado que con el único que trató directamente el tema de la compra de acciones fue con Acebes.

Recarte ha relatado que hubo dos reuniones con Acebes en la sede de Génova al poco de ser elegido secretario general del PP a las que también asistió el actual presidente de Libertad Digital, Federico Jiménez Losantos, aunque al recordarle que Acebes solo había reconocido un encuentro, ha matizado que pudiera ser.

Ha subrayado que con estas reuniones con Acebes pretendía conseguir que militantes del PP colaboraran en la compra de acciones y que el partido intermediara con empresarios afines para que adquirieran participaciones en la ampliación de capital de Libertad Digital. De hecho, ha dicho que le comunicó expresamente que no quería que partidos políticos, grandes empresas o entidades bancarias compraran las acciones, han precisado estas fuentes presentes en la declaración.