El Gobierno destina 333 millones para construir dos buques de guerra

Navantia se encargará de su producción en los astilleros de Ferrol y Cádiz hasta finales de 2016

MATEO BALÍNMadrid

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy dos importantes acuerdos para la industria de defensa que representan un balón de oxígeno al sector naval español y que, al mismo tiempo, contribuyen a la modernización de las unidades de la Armada.

En primer lugar, ha firmado un convenio de colaboración con la empresa Navantia para desarrollar el programa de los Buques de Acción Marítima (BAM). Se trata de la construcción de dos unidades en los astilleros de Ferrol (La Coruña) y San Fernando (Cádiz) por valor de 333 millones de euros. Estarán distribuidos en seis anualidades entre 2014 y 2019 e irán a cargo de los presupuestos del Ministerio de Industria.

Los BAM se caracterizan por su bajo coste de sostenimiento, plantilla reducida y gran capacidad de permanencia en el mar, y los dos nuevos buques permitirá la sustitución progresiva de los que están a punto de finalizar su vida útil.

En un comunicado, Navantia ha manifestado su satisfacción tras el acuerdo ya que supone recuperar la contratación con la Armada española y dar continuidad a su programa, paralizado por las crisis de los últimos años. La compañía pública ha señalado que construirán los buques en treinta meses y supondrá 2,2 millones de horas de trabajo tanto para Navantia como para su industria auxiliar y los suministradores de sistemas y equipos.

Por otra parte, el Consejo de Ministros también ha aprobado un segundo acuerdo que posibilita al Ministerio de Defensa la ejecución de los trabajos correspondientes a la cuarta gran carena (actualización) del submarino Tramontana, modelo S-74. Este pedido afectará al astillero de Cartagena y permitirá a la Armada mantener la situación actual de dos unidades operativas durante los próximos cuatro años.

El coste de la actualización asciende a 42,9 millones de euros en cuatro anualidades y permitirá, además de la gran carena, efectuar los recorridos y las pruebas en taller de los distintos equipos, antes de proceder a su montaje a bordo para realizar las pruebas de puerto y en el mar.