Cristiano Ronaldo, con Portugal en sus manos

Cristiano Ronaldo, durante un partido. /
Cristiano Ronaldo, durante un partido.

La selección lusa no duda en asociar sus opciones al momento de su estrella, que reforzó su liderazgo aplastando a Suecia

MIGUEL SESÉMadrid

Se habla de que es el Mundial de Leo Messi, pero Brasil llega en el mejor momento posible para Cristiano Ronaldo. El actual poseedor del Balón de Oro emerge en la cita sudamericana como el jugador más determinante del momento, hasta el punto de que toda su selección trabaja para él.

Algunos problemas musculares han lastrado su rendimiento en la parte final de la temporada, pero la confianza en él es ciega. Por su rendimiento, por la espectacular repesca ante Suecia... y porque es el único delantero de garantías de los de Paulo Bento. Portugal necesita que su 'crack' brille para alcanzar las últimas rondas del torneo, especialmente tras caer encuadrada en un grupo complicadísimo junto a Alemania, Ghana y los Estados Unidos.

Cristiano Ronaldo, por su parte, vive la cita sudamericana como, probablemente, el último Mundial en plenitud de su capacidad física y mental. En Sudáfrica no estuvo a la altura, pero deslumbró en la pasada Eurocopa.

Las dos semanas entre la final de la Champions y el estreno de Portugal en la cita mundialista deberían ser suficiente para recuperar un tono óptimo. Jugó lastrado en Lisboa frente al Atlético de Madrid, pero le llegó para disputar los 120 minutos y acabar marcando, de penalti, el 4-1 que le otorgaba la décima al Real Madrid. Su excesiva celebración causó revuelo pero a la vez evidenció lo importante que era para él alcanzar el éxito y llegar con una sonrisa a Brasil.

Ahora, a sus 29 años, y después de dejarse el alma en el club que le paga, hace soñar a todo su país con una Portugal culminando con un éxito una serie de buenos torneos. Si Ronaldo está bien, los de Bento pueden soñar con lo que quieran.

 

Fotos

Vídeos