Seat 1400, así empezó todo

Seat 1400, así empezó todo

65 aniversario del vehículo que dio origen a la historia de la marca

El 13 de noviembre de 1953 es una fecha clave para Seat. Aparecía en la salida de la línea de montaje de la Zona Franca de Barcelona el 1400, primer lanzamiento de la compañía. Hace 65 años empezaba un largo camino que sentaba las bases sobre lo que es la historia de la marca.

Un vehículo avanzado en su tiempo, con elementos como la carrocería autoportante, el parabrisas de una sola pieza curvado y el sistema de calefacción. El primer 1400, con matrícula B-87.223, salió de la fábrica solo tres años después de la creación de Seat como sociedad (Sociedad Española de Automóviles de Turismo). Durante la producción, entre 1953 y 1964, se fabricaron 98.978 unidades si bien al principio el ritmo de era de solo cinco vehículos al día. El coche costaba 117.000 pesetas (poco más de 700 euros).

La familia 1400 continuó con la llegada del 1400 A en 1954, el 1400 B en 1956 y el 1400 C en 1960. Además hubo una serie de versiones especiales, con carrocería familiar, comercial y hasta furgoneta. Con cada modelo se incorporaron mejoras de rendimiento y diseño, lo que ayudó a consolidar su posición en el mercado.

Las instalaciones de la fábrica de Seat en la Zona Franca de Barcelona en 1953.
Las instalaciones de la fábrica de Seat en la Zona Franca de Barcelona en 1953.

Aunque lógicamente la producción era poco significativa, en 1955 la cifra anual se acercaba a las 3.000 unidades y se produjo con casi el 100% de componentes de origen nacional. En 1956 se fabricaron 7.000 vehículos y un año después se llegó a los 10.000. Al final de su vida, se habían vendido casi 100.000 unidades.

Concebido como una gran berlina y diseñado al estilo de los vehículos americanos, con una forma trasera muy redondeada con luces de forma cónica, la carrocería del 1400 era de cuatro puertas, con motor delantero en posición longitudinal y propulsión trasera. Era el vehículo oficial de la época y también se convirtió en taxi.

Carrocería autoportante

En lugar del chasis separado con la carrocería atornillada, que era lo habitual, el 1400 destacó por utilizar una carrocería autoportante, conocida como pontón, con un motor de cuatro cilindros, 44 caballos y 1.395 c. c. de cilindrada unido a una caja de cambios manual de cuatro velocidades. La velocidad máxima alcanzaba 120 km/h.

Para la suspensión se recurría a muelles helicoidales en el eje trasero para generar un efecto elástico que proporcionaba un mayor confort. Se utilizaba una barra Panhard con ballestas longitudinales que actuaban como tirantes o brazos de empuje y servían para reducir el balanceo de la carrocería en las curvas.

 

Fotos

Vídeos