Gama Opel GLP, la ventaja del gas

Gama Opel GLP, la ventaja del gas

Un precio hasta un 40 % más bajo y reducidas emisiones, principales ventajas

La gama Opel de modelos equipados para utilizar gas licuado del petróleo (GLP) compuesta por el Adam, Corsa y Mokka X, es una alternativa económica y eficiente para el usuario que realiza un elevado kilometraje anual. Entre las ventajas económicas y ecológicas, la principal es un precio hasta un 40 % menor que el de la gasolina y son reducidas las emisiones de CO2.

Los tres modelos van equipados con dos depósitos y pueden funcionar indistintamente con gasolina o gas. Destaca por el silencioso y suave funcionamiento del motor, que con gas alcanza una autonomía de hasta 500 kilómetros que se convierten en más de 1.400 al combinar con la gasolina. Otra ventaja principal es que la combustión con GLP no deja residuos, por lo que la mecánica gana en longevidad y los propulsores duran más.

Gracias a las bajas emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas, los modelos de la gama GLP de Opel llevan la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico. Así, pueden circular y estacionar sin limitaciones por el centro de las ciudades, incluso en periodos de restricciones al tráfico por alta contaminación. Además, se benefician de una reducción del 75 % en el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) durante los seis primeros años y una reducción del 20 % en las zonas de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).

El incremento de ventas de este tipo de modelos es un hecho. En el caso del Corsa, el más vendido el año pasado con 829 matriculaciones, vuelve a encabezar el ranking en 2018 con casi el doble de unidades (no llega a 1.600) cuando aún quedan más de tres meses de venta.

Opel colabora con Repsol, ahora con una campaña mayor de 700 euros de regalo en carburante AutoGás hasta el 30 noviembre por la compra de un modelo de este tipo. La petrolera cuenta con más de 600 puntos de repostaje, red que irá aumentando poco a poco lo que no supone ningún problema a la hora de repostar. En cuanto al mantenimiento, es prácticamente igual al de otro de gasolina, y solo hay que revisar los filtros de gas cada 50.000 o 70.000 kilómetros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos