Mercedes GLS, 5,20 metros de SUV

Mercedes GLS, 5,20 metros de SUV

Es el todoterreno más grande y lujoso de la marca de la estrella

El nuevo Mercedes GLS es el SUV más grande y más lujoso del fabricante alemán. Un paso más en la búsqueda de un vehículo superlativo en aspectos como espacio, confort y lujo. Con una longitud de la carrocería que alcanza unos más que considerables 5,20 metros, el nuevo modelo se presenta en el Salón de Nueva York y llegará a los concesionarios hacia finales de año.

Con una carrocería imponente de 5,207 metros de longitud, 3,13 m de batalla y 1,95 m de anchura, la estrategia de diseño se basa en la eliminación de aristas y acanaladuras para conformar superficies amplias, modeladas con elementos convexos. El frontal destila poderío, con la calandra del radiador erguida así como la llamativa protección de bajos cromada en el faldón delantero, con una rejilla de entrada de aire y con el capó acentuado con dos resaltes longitudinales.

Los faros, de serie Multibeam de led con un total de 112 diodos luminosos por grupo óptico, generan la máxima intensidad luminosa permitida por la legislación. Esto significa que la luminosidad de las luces de carretera no desciende por debajo del valor de referencia de 1 Lux hasta una distancia superior a 650 metros. La luz de circulación diurna equipa tres segmentos led.

Visto por detrás, son 'musculosas' las formas de la carrocería que se extienden desde las puertas hasta las luces de la zaga. Los grupos ópticos se dividen en dos secciones con un diseño tridimensional que refleja sensación de profundidad. Los reflectores, adornados con listones cromados, se sitúan debajo para poder configurar unas luces traseras más planas; una protección de bajos cromada abarca la doble salida del escape.

En el interior del nuevo GLS es elemento común el lujo, como revela a primera vista el tapizado en cuero de serie. Los diseñadores han optado por una combinación entre el confort de una berlina prémium con los detalles robustos de un SUV. El tablero de instrumentos destaca por pantallas de grandes dimensiones, sobre una base de líneas pronunciadas, y el cuadro de instrumentos parece suspendido en el habitáculo.

Un detalle típico de un todoterreno son los dos asideros de buen tamaño en la consola central. La amplia pantalla táctil del sistema de infoentretenimiento Mbux facilita el manejo de todos los elementos de confort del GLS desde el asiento del conductor. El nuevo volante deportivo multifunción subraya una imagen robusta del interior con un llamativo diseño de los radios.

Respecto al anterior modelo, el nuevo GLS es más amplio por dentro, sobre todo en la segunda fila de asientos. Estos son ajustables longitudinalmente, con un espacio en la posición más atrasada de 87 milímetros adicionales para las piernas. Para el mercado europeo, el respaldo de los asientos traseros consta de un banco trasero dividido en proporción 60:40, así como un respaldo reclinable en relación 40:20:40.

Todos los asientos se regulan de serie con solo apretar un botón, y con la función Easy-Entry (se desplaza hacia delante y se abate el asiento de la segunda fila) se facilita entrar y salir con mayor comodidad de los dos asientos individuales de la tercera fila. Los asientos de la tercera fila son aptos para personas de hasta 1,94 metros de estatura y se ofrecen con un sistema calefactable. También dispone de puertos USB independientes.

En caso de no utilizar los asientos de la tercera fila, y ampliar el volumen del maletero, es suficiente con pulsar un mando y con la tecla «all» se pueden abatir todos al mismo tiempo. La parte posterior de los respaldos va enmoquetada. Al accionar otro pulsador es posible reducir la altura del borde de carga en unos 50 mm, con lo que resulta más sencillo cargar equipaje pesado.

El lujo del nuevo Mercedes se acentúa con el paquete de confort Plus para las plazas traseras. Consta de asientos con función de masaje lumbar, climatización en la segunda fila y una tableta de 7 pulgadas que se ubica en el apoyabrazos central desde donde se maneja todas las funciones de confort y entretenimiento del sistema Mbux, como la radio, televisión, ficheros multimedia o el teléfono y el navegador. También se regula el aire acondicionado sobre cinco zonas distintas.

Gama de motores

La gama de propulsores es de seis y ocho cilindros. Es novedad para el GLS 580 4Matic un V8 con una potencia de 489 CV y un alternador de 48 voltios que asume algunas funciones de los sistemas híbridos y se traduce en una mejora del consumo. La respuesta a bajo régimen se consigue con un elevado par de 700 Nm de par, aunque se añaden otros 250 Nm y 22 CV de potencia gracias a la función EQ Boost.

En cuanto a los diésel, son de seis cilindros de la gama actual. Se venderá el GLS 350 d 4Matic con 286 CV y 600 Nm de par y el GLS 400 d 4MATIC con 330 CV e idéntico par del propulsor V8 de gasolina. En ambas versiones, se cumple ya las exigencias de la norma Euro 6d que entrará en vigor el 1 de enero de 2020 para la homologación de modelos nuevos. Para superar ya esta normativa se han incorporado diversas medidas, como un catalizador adicional que permite adaptar aún mejor la dosificación del líquido AdBlue.

En todas las variantes del nuevo GLS se monta el cambio automático 9G Tronic, una transmisión con amplio margen de desmultiplicación que reduce el régimen del motor en beneficio de la eficiencia y el confort de conducción. También es de serie la tracción total con regulación electrónica, sistema que hace posible una distribución completamente variable en la entrega de potencia sobre el eje delantero o trasero.

La generación más reciente de sistemas de asistencia a la conducción va a estar presente en el nuevo GLS. Con funciones como el asistente activo de distancia con adaptación de velocidad en función del trayecto, que es capaz de reconocer retenciones o tráfico lento y mantener el vehículo en su carril y la distancia de seguridad respecto al vehículo delantero hasta una velocidad de marcha aproximada de 60 km/h.

La suspensión neumática con amortiguación regulable adaptativa Plus se modifica para el nuevo. Este equipo, que mantiene constante la altura de la carrocería del vehículo, independientemente de la carga, cuenta con un sofisticado sistema de sensores, que adaptan en tiempo real la amortiguación según el estado de la calzada y la situación de conducción. Además, la carrocería se eleva hasta su posición más elevada en determinadas circunstancias, como al entrar en un túnel de lavado.

Entre las funciones para la conducción todoterreno monta un dispositivo que aumenta y disminuye varias veces la altura de la suspensión, lo que modifica la presión de los neumáticos sobre el suelo y mejora por tanto la tracción. De ese modo, el GLS es posible salir de un obstáculo o si se ha quedado atascado en la arena de una duna. También es posible variar por separado la altura de cada una de las ruedas para mejorar la nivelación del vehículo fuera del asfalto.