Mazda CX-3, elegancia y calidad muy mejoradas

El diseño exterior es más estilizado y firme, y destacan las líneas deportivas. :: mazda
/
El diseño exterior es más estilizado y firme, y destacan las líneas deportivas. :: mazda

Desde la primera generación, este SUV se ha convertido en el segundo modelo más vendido de Mazda

GABRIEL GARCÍA MÁLAGA.

Cuando se lanzó en 2015, Mazda hizo un SUV deportivo muy dirigido al ser humano. El concepto de la interfaz hombre-máquina, el cockpit y la gran ergonomía, combinado con un gran sistema de conectividad y numerosos avances en seguridad, convirtieron al CX-3 en el segundo modelo más vendido de la marca japonesa, con casi 24.000 unidades en Europa.

Ahora llega la edición 2018, cuyo lanzamiento internacional se ha llevado a cabo en las zonas de Ronda y Marbella, con un diseño exterior más estilizado, y con la presentación de un color exclusivo, el soul red crystal, que ha gustado mucho. Manteniendo el llamado lenguaje Kodo, 'alma en movimiento', la nueva parrilla utiliza lamas con dos anchuras diferentes, lo que ayuda a diferenciar las ópticas y a ofrecer un aspecto más tridimensional. Los embellecedores de los antinieblas y otros detalles están acabados en negro brillante. Los grupos ópticos traseros tienen ahora forma de anillo, con una iluminación muy mejorada, y las llantas son de 18 pulgadas.

Tres son las combinaciones de colores interiores y a las banquetas delanteras se les ha incorporado una nueva espuma más absorbente. La consola central se ha rediseñado con la instalación del freno eléctrico, y la conectividad a través de Apple Car Play y Android Auto están disponibles, al igual que el sistema MZD Connect. Un nuevo reposabrazos en los asientos traseros, con posavasos integrado, ayuda a los pasajeros a estabilizar su postura. De serie hay un nuevo retrovisor antideslumbramiento.

El nuevo CX-3 ha mejorado el sistema de tecnologías de seguridad i-Activsense, y entre otros elementos se ha renovado la asistencia a la frenada en ciudad, que permite detectar antes a los peatones en la noche, o la mejora en el control de crucero adaptativo, que combina un radar con una cámara de visión delantera y que ahora funciona a cualquier velocidad para detectar al coche precedente, incluso en parado. También está ahora disponible la función Autohold de Mazda, que evita que el coche se mueva aún levantando el pie del pedal del freno.

La dinámica de conducción se ve mejorada por el ajuste de precisión de las barras McPherson y la suspensión trasera, al tiempo que la tecnología Vectoring Control ayuda a un mejor confort de marcha. Los muelles helicoidales y amortiguadores son nuevos y la dirección asistida eléctrica se ha refinado.

Motorizaciones

Este SUV de 4.275 mm de largo y 2.570 entre ejes ya está disponible en el mercado con tres motorizaciones, dos de gasolina y una diésel, que llevan asociadas cajas de cambio manuales o automáticas.

En gasolina está el propulsor de 2.0 litros SkyActiv-G. La versión que ofrece tracción delantera es un cuatro cilindros en línea con culata DOHC de 16 válvulas y 1.998 cc con inyección directa. Ofrece una potencia de 121 caballos con un par motor de 206 Nm y monta un catalizador de tres vías para el control de emisiones. La caja puede ser manual o automática de seis marchas. Con tracción total es la versión del mismo motor y una potencia de 150 caballos, y la misma caja de cambios. Los consumos medios se anuncian entre 6 litros y 6,2 para el de 121 CV, y entre 6,7 y 7 litros, según la caja de cambios, para el más potente. Las emisiones oscilan entre 140 gramos y 141, y entre 152 y 160.

Con combustible diésel, y la posibilidad de montar una caja manual o automática de seis relaciones, hay un motor de 1.8 litros SkyActiv-D. Admite versión con tracción delantera o con tracción total (automático), y su potencia es de 115 caballos, y un sistema de combustión rápida multietapa. Homologados todos bajo Euro 6d, el consumo se anuncia de 4,4 a 5,2 y 114-137 g de emisiones.

 

Fotos

Vídeos