Un biplaza deportivo 'premium'

El aspecto exterior del roadster Z4 es impresionante por su deportividad y elegancia. :: bmw/
El aspecto exterior del roadster Z4 es impresionante por su deportividad y elegancia. :: bmw

Con tres motores disponibles y 281 litros de maletero, el Z4 se ofrece para viajes deportivos

GABRIEL GARCÍAMÁLAGA.

La firma bávara acaba de presentar un nuevo concepto del Roadster con su Z4, luego que de su anterior versión se vendieran unas 200.000 unidades, lo que supone un aval para este tipo de vehículos tan exclusivos.

El nuevo producto de BMW no abandona la línea deportiva tan afín a la marca. Con una longitud de 4.324 mm, 1.864 de ancho y 1.304 de alto, su batalla de 2.470 ofrece una amplitud notable para los dos ocupantes, al tiempo que las vías han aumentado hasta 1.609 delante y 1.616 detrás. La capota es de lona y hasta 50 Km/hora puede accionarse eléctricamente cumpliendo su función en solo 10 segundos. El maletero tiene una capacidad de 281 litros. El peso del roadster es de unos 1.400 kilos, y el reparto global, en un 50 y 50%, hace que su conducción sea muy segura, a lo que también ayuda el bajo centro de gravedad. El Head Up Display estará disponible como opción en el Z4.

En su diseño exterior predomina la apariencia deportiva. El faldón frontal y sus grandes tomas de aire, la rejilla amplia y baja y los faros colocados en los bordes exteriores definen un frontal muy personalizado. Los grupos ópticos son novedad al posicionar las fuentes de luz una sobre la otra. Los faros led son de serie, y los led adaptativos una opción. El alargado capó lleva sus líneas hacia la parrilla y se extienden sobre los pasos de rueda.

En la zaga destacan las ópticas en forma de L, y junto al alerón integrado en la tapa del maletero y el difusor trasero flanqueado por los tubos de escape le otorgan carácter. Un color sólido y ocho tonos metalizados están disponibles. La capota es básicamente negra y se puede optar a la de color antracita.

El interior está adaptado al conductor y ambos asientos son de tipo deportivo específico con cabezales integrados. La tapicería es de cuero con cuatro posibilidades. El Z4 M40i ofrece un interior en cuero y Alcántara y otros detalles propios

En un vehículo de tendencia deportiva, el chasis es fundamental. BMW ha trabajado para ofrecer una agilidad y dinámica de conducción de alto nivel y por ello incluye un eje de suspensión de doble articulación en la parte delantera y un eje trasero de cinco brazos por primera vez en un roadster de la marca. Así se consigue el equilibrio entre la deportividad y el confort de marcha. El sistema de control dinámico de estabilidad y sus variantes otorgan más dinamismo al Z4.

Motorizaciones

El acceso a la gama, que se cifra en 48.900 euros, comienza con dos propulsores de cuatro cilindros. La cilindrada es de 2.0 litros y disponen de la tecnología BMW Twin Power Turbo, con un sistema de inyección de alta precisión, con una presión que puede alcanzar los 350 bares. Cuentan con filtro de partículas de gasolina y cumplen con las normas Euro6 d-TEM de emisiones.

El motor sDrive 2.0i otorga una potencia de 197 caballos y un par máximo de 320 Nm, mientras que el sDrive 3.0i ofrece hasta 258 caballos, con un par de 400 Nm. Ambos cuentan con la dirección deportiva variable con ajuste de asistencia y ángulo de dirección. El consumo de ambos se anuncia entre 6,1 y 5,8 litros y las emisiones son de 133-139 gramos.

El propulsor más potente es de seis cilindros en línea en vez de cuatro, y su cilindrada es de 2.998 cc. La potencia ofrecida es de 350 caballos y su par motor de 500 Nm. Su capacidad de aceleración le lleva a los 100 kilómetros por hora desde cero en solo 4,6 segundos. El consumo medio del Z4 M40i es de 7,4 litros a los 100 con unas emisiones entre 165 y 168 gramos. Todos llevan caja automática de ocho marchas.