La apertura del Metro coloca a Málaga ante el desafío de su modernización

La comitiva pasa los tornos para salir de la estación El Perchel tras la apertura comercial de las líneas 1 y 2/
La comitiva pasa los tornos para salir de la estación El Perchel tras la apertura comercial de las líneas 1 y 2

El primer tren comenzó a circular a las 12.33 horas, desde El Perchel hacia el Palacio de los Deportes

IGNACIO LILLOMálaga

«¿Todo preparado en el puesto de mando?»

Todo preparado, señora presidenta.

Muchas gracias Juan, cuando quieras.

A las 12.33, con esta breve conversación, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, dio la orden de que el metro de Málaga comenzara a circular ya de manera comercial. Lo hizo en un primer trayecto por la línea 2, precisamente la primera que se comenzó a construir, allá por 2006, desde el Perchel, donde se produjo la inauguración oficial, hasta el Palacio de los Deportes. El encargado de transmitir las órdenes fue Juan Ocaña, coordinador del centro de control. Tras recibir la autorización, el responsable la transmitió al convoy, a cuyos mandos iba Verónica Ganado, la única conductora del suburbano. «Piloto del tren inaugural, tiene autorización para iniciar la circulación hacia el Palacio de Deportes Martín Carpena. El vehículo cerró sus puertas y echó a andar, entre los aplausos de los 400 invitados que se habían congregado en el vestíbulo del intercambiador, bajo un calor sofocante (las estaciones no tienen aire acondicionado y la aglomeración se dejaba notar).

Fue el 30 de julio y a bordo viajaban 40 trabajadores de la sociedad concesionaria, Metro de Málaga, en representación de los miles de profesionales que han participado en el diseño y construcción de los túneles, las estaciones, las vías y las propias unidades. Y junto a ellos, un invitado muy especial: Vicente Ruiz Gázquez, de 90 años, conductor durante 45 años del extinto tranvía, que dejó de circular en la capital el 31 de diciembre de 1961.

La apertura del metro coloca a Málaga ante el desafío de su modernización, ante el reto de que la ciudad grande se convierta en una gran ciudad. Después de diez años de proyectos y ocho de obras, de la selección y formación del personal y de múltiples ensayos, las líneas 1 y 2 comienzan a funcionar de manera parcial (conectan en el intercambiador del Perchel, junto a la estación de trenes María Zambrano) y por tanto todavía no llegan al Centro.

Al menos, tiene el horizonte despejado, económica y políticamente, para que este hito se pueda cumplir, con la vista puesta a finales de 2017. Para entonces, también debe llegar hasta el Hospital Civil. De momento, el nuevo servicio tiene potencialidades que lo hacen útil hasta que llegue este hito, al conectar con la terminal ferroviaria, la Universidad, el Palacio de los Deportes, los hospitales Carlos Haya y Clínico y el centro médico de Barbarela, entre otros. Ahora, se abre un periodo en el que los ciudadanos tendrán que tomar conciencia del cambio que supone, no solo en cuanto al hecho de acortar distancias, sino también por la certeza en cuanto al tiempo (real) que es necesario para alcanzar cualquier destino de los que ya están conectados.

La jornada inauguraLa jornada inaugural había comenzado dos horas antes del momento descrito al inicio. Desde las diez de la mañana, el vestíbulo de la sede de la compañía Metro de Málaga, junto a Los Asperones, era un hervidero de autoridades, personal y medios de comunicación, que aprovechaban el tiempo muerto hasta el comienzo del primer acto para saludar a viejos compañeros de viaje.

vídeos

La presentación, conducida por dos presentadores de Canal Sur, sobre un escenario decorado con los coloridos motivos de los trenes, dio paso a la bienvenida, a cargo de Javier Pérez Fortea, presidente de la entidad. A partir de ese momento se sucedieron los discursos de las autoridades, que, lejos de la previsible sucesión de parabienes y tópicos, dejaron también algunas perlas. Aunque el alcalde, Francisco de la Torre, sí mencionó al primer director del proyecto, Enrique Urkijo, se echó en falta una referencia a dos notables ausencias: la de Enrique Salvo, sucesor de Urkijo; y la de Magdalena Álvarez, que ha tenido un papel muy relevante, especialmente en la financiación durante su periodo en el Banco de Inversiones (BEI).

La hora de los discursos

El regidor fue el más contundente, al poner de relieve que el suburbano no estaba aún completo, ya que falta «el tramo común» (hasta el Centro) aunque destacó que ya existe un acuerdo político para que se haga. No hizo ninguna referencia a la prolongación en superficie hasta el Hospital Civil. También recalcó que «todavía quedan cosas por aclarar» (en alusión tanto a las obras pendientes como al pago de la deuda municipal y del canon de explotación), y puso de relieve su intnción de trabajar siempre «en defensa de los intereses de Málaga». «Lo que parecía una quimera es una realidad», afirmó la consejera de Fomento, Elena Cortés, quien vertebró su discurso en torno al servicio que el metro presta a la «mayoría social»: «Hoy comienza a funcionar vuestro metro». Puso de relieve que su departamento se encontró un proyecto «sobredimensionado, y que hemos reconducido a tiempo para darle viabilidad a largo plazo y para que llegue al Centro y a la zona Norte» (la titular de Fomento sí citó esta última). Compartió este mérito con todas las administraciones implicadas (además de la Junta, el Ayuntamiento y el Gobierno central); y cerró su discurso pidiendo la paz en el conflicto de Palestina.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, recordó el apoyo económico del Gobierno central a esta infraestructura (con 60 millones de euros hasta la fecha); y se puso a disposición de su homóloga andaluza para crear un billete único para los usuarios del tren de Cercanías y del suburbano.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, se refirió a esta obra como «la mayor infraestructura de la historia» en la ciudad, que ha sido posible «gracias a la comprensión y la confianza de los vecinos y comerciantes». También destacó que el pasado 15 de julio su Gobierno aprobó el presupuesto necesario para garantizar su finalización total en 2017, «con un acuerdo para que llegue al Centro». Y aprovechó la presencia de la ministra para reivindicar que se tenga en cuenta la población real en los cálculos de la inversión.

Ana Pastor reitera que el Cercanías llegará a Marbella

La ministra de Fomento aprovechó la inauguración del metro para reiterar que su departamento «continúa avanzando» para llevar el tren de Cercanías a Marbella y Estepona. Ana Pastor detalló que ya se han concluido los trabajos de la fase de análisis diagnóstico de movilidad y se han recopilado todos los datos del corredor y se están planteando ahora alternativas de trazado así como el estudio de demanda para analizar la viabilidad económico-financiera de esta demanda histórica de la Costa del Sol.

Por otro lado, Pastor avanzó que el ministerio tiene previsto reunirse en breve con la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía para firmar un convenio que permita mejorar la política de vivienda en la comunidad. En este sentido, añadió que el Gobierno destinará 137 millones de euros para rehabilitar pisos y 172 millones a la subsidiación de préstamos.

Carlos Guille, director de Operaciones en España y Portugal del BEI, entidad que financia las obras, se refirió al metro como «un compañero de viaje con muchas satisfacciones, pero también dolores de cabeza, en los diez años que llevo como director general». Su sentimiento, dijo, era «el de un profesor universitario que ve la graduación de un alumno».

Completada esta parte del evento, tres composiciones llevaron a los invitados y a los medios de comunicación hasta El Perchel, donde la presidenta dijo aquello de: «Juan, cuando quieras».

 

Fotos

Vídeos