A vueltas con las lindes de Marbella

Kika Caracuel y Jose María Morente / JOSELE-LANZA
Kika Caracuel y Jose María Morente / JOSELE-LANZA

El PSOE resucita la polémica a días de la aprobación de la adaptación a la LOUA del Plan General de 1986

DANIEL DOLS MARBELLA.

El Grupo Municipal Socialista volvió a poner ayer sobre la mesa la polémica sobre las lindes entre Marbella y Benahavís. Lo hizo a una semana del pleno de la próxima semana en el que está prevista la aprobación de la adaptación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1986 a la Ley de Ordenación del Territorio de Andalucía (LOUA). En ese documento figura la linde que sitúa en Benahavís los 170.000 metros de Vega del Colorao que los límites históricos, aprobados en 1873, ubican en Marbella.

Los socialistas aseguran que esto se debe a que el Ayuntamiento ha modificado los planos en el último momento, acusación negada ayer tajantemente por la concejala de Urbanismo, Kika Caracuel. La edil explicó que los límites incluidos en el documento son los que deben figurar según una comunicación de la Junta de Andalucía remitida al Ayuntamiento el pasado 16 de febrero. Según la explicación aportada por Caracuel, en el documento de adaptación a la LOUA elaborada por el Ayuntamiento durante el mandato del tripartito, se incluyeron ambas líneas limítrofes, la histórica de 1873 y la del PGOU de 1986. La Junta, en su comunicación de febrero, requirió al Ayuntamiento para que se eliminara la primera «visto el carácter controvertido que la cuestión de los límites genera y al objeto de evitar posibles confusiones».

Ya en mayo, cuando la Comisión de Urbanismo dio su aprobación al documento, señaló que en los planos de la propuesta debían incluirse «únicamente como delimitación del término municipal la establecida por el PGOU vigente», que no coincide con la histórica.

El portavoz socialista, José Bernal, revivió la polémica de las lindes en una comparecencia en la que acusó a la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, de pretende cambiarlas en el próximo pleno del 27 de julio. Bernal afirmó una vez más que que esa alteración afecta a intereses personales de Muñoz. Según Bernal, la alcaldesa, aprovechando que en el próximo pleno se aprobará definitivamente la adaptación de la LOUA al Plan General de 1986, ha introducido una correción de errores mediante la cual se ven alteradas «las lindes de Marbella con Benahavís en la parte que afecta a su casa y a sus propiedades inmobiliarias».

Según el portavoz socialista, este cambio se ha hecho de este modo «para que no lo revise la Junta de Andalucía». Bernal expuso que estas correcciones de errores solo se utilizan cuando lo que se cambian son cuestiones simples como erratas o alguna falta, «pero en ningún caso para cambiar una linde». La concejala del PSOE y exedil de Urbanismo, Isabel Pérez, aseguró que el documento que ha salido a exposición pública es distinto al que irá a pleno el día 27 «con el objetivo de que no pase por la Junta de Andalucía».

Bernal acusó a la alcaldesa de actuar con «descaro» y afirmó que la regidora «está siendo investigada por cambiar 22 planos del PGOU de 2010, donde uno de esos planos tenía que ver con la modificación de las lindes en sus propiedades». En realidad, la causa a la que se refirió Bernal gira en torno a una presunta falsedad en las actas del pleno en el que se aprobó el PGOU, procedimiento que se instruye en un juzgado de Marbella y en el que el juez aún no ha tomado la decisión de investigar a Muñoz.

Para el portavoz socialista, todo esto tiene la finalidad de «dar un pelotazo». Según asegura, la modificación de lindes hace que los terrenos pasen de estar en suelo no urbanizable en Marbella, a incluirse en el urbanizable de Benahavís.

Además, desde el PSOE quisieron instar los dos concejales de Opción Sampedreña (OSP), Manuel Osorio y Rafael Piña, a votar en contra de la aprobación de estos planos en el próximo pleno: «No les queda otra opción que votar en contra de robarle la zona norte a San Pedro, porque de lo contrario habremos descubierto cuál fue el precio de la moción de censura».

«Manipulación política»

El Partido Popular salió al paso de las acusaciones y Kika Caracuel dijo que la versión del PSOE «es rotundamente falsa». Caracuel acusó a Bernal de intentar sacar rédito a un tema importante para el urbanismo de Marbella «recurriendo a la manipulación política».

Caracuel explicó que la modificación realizada por el Ayuntamiento se limita a cumplir con lo dicho por la Junta de Andalucía. Según la concejala, en el primer plano se habían dibujado «erroneamente» dos líneas: «Lo que se ha modificado son esas líneas y se deja solamente la del plan vigente del 86». El director general del ramo, Jose María Morente, también insistió en que las únicas líneas que hay en el segundo plano «son las aprobadas».

Además de cumplir con lo dictado por la Junta, Caracuel aseguró que el suelo, tanto de Marbella como de Benahavís, es suelo urbano consolidado: «Eso no lo pueden desmentir, se pongan como se pongan. ¿Dónde está entonces el supuesto beneficio?». Además, la edil hizo referencia a los dos informes recogidos por la Junta de Andalucía en los que se señalaba «que la única linde que debía establecerse era la que recogía la del PGOU del 86, pero en ese momento el PSOE no dijo nada». Ante esto, la edil mostró su asombro por la versión dada por el partido socialista: «¿Qué pretende Bernal?, ¿que desoigamos a la Junta de Andalucía?».

Desde el Ayuntamiento criticaron a los socialista todo lo que dejaron pendiente, mientras que ellos han aprobado el texto refundido, la modificación de las normas urbanísticas y, confirman, llevarán al próximo pleno la aprobación definitiva del PGOU del 86 a la LOUA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos