La victoria socialista y la caída del PP al tercer puesto cambian el escenario en Marbella a cuatro semanas de las municipales

La victoria socialista y la caída del PP al tercer puesto cambian el escenario en Marbella a cuatro semanas de las municipales

Las aspiraciones de Ángeles Muñoz para conservar la Alcaldía pasan por conseguir volver a aglutinar la mayor parte del voto de centro derecha

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La victoria socialista en Marbella, la primera en 15 años en unas elecciones generales, y la inédita caída del Partido Popular al tercer lugar, con un desplome de casi el 50 por ciento de los apoyos, crean un nuevo escenario a sólo cuatro semanas de las elecciones municipales.

Con dos formaciones, Ciudadanos y Vox, disputándole su espacio político y un adversario, el PSOE, que sí consigue atraer la mayor parte del voto en su espectro ideológico, la situación se presenta delicada para los populares, cuyos concejales han sido llamados a filas esta mañana, modificación de la agenda oficial incluida, para hacer balance de lo sucedido el domingo y dibujar la estrategia para el mes frenético que resta hasta las elecciones municipales.

Una extrapolación de los resultados electorales del domingo arrojaría un reparto de concejales que obligaría a pactos, con el PSOE con nueve ediles; Ciudadanos, con 6; el PP, con cinco; Vox, con cuatro y Unidas Podemos, con tres. Se trata de una situación que en ningún caso se podrá producir, ya que en las elecciones del domingo no participó lógicamente Opción Sampedreña, partido que cuenta con dos ediles y que probablemente volverá a conseguir representación, y que las dos formaciones que integran Unidas Podemos, Podemos e Izquierda Unida, acudirán por separado a las urnas el 26 de mayo. Hay también otras fuerzas políticas de ámbito local que se presentan a las elecciones municipales y cuya participación también puede alterar el mapa político de Marbella. Del mismo modo, también puede hacerlo el nivel de participación, que en las elecciones municipales suele ser inferior al de las generales.

No obstante, el 28-A deja algunas señales que pueden ser tomadas en cuenta de cara a lo que puede suceder el 26 de mayo. Una es que la diferencia que el PSOE saca a sus adversarios es muy significativa (el 29,74 por ciento frente al 19,87 de Ciudadanos). No resulta muy probable que los socialistas, aunque cedan votos en San Pedro a manos de OSP, puedan perder su condición de partido más votado. Sin embargo, los probables aliados a su izquierda no suman, ya que Unidas Podemos apenas consiguió un 12,36% y en las municipales irán por separado, por lo que el PSOE deberá buscar aliados a su derecha para alcanzar los 14 ediles que dan la mayoría absoluta.

En ese espectro, la división del voto en tres partidos con resultados muy parejos, y sobre todo el 'sorpasso' de Ciudadanos sobre el PP abren un escenario incierto. La formación naranja, el PP y Vox suman entre los tres el 54, 33 por ciento de los votos, lo que equivaldría en conjunto a una amplia mayoría absoluta de 16 ediles frente a ocho del PSOE y tres de Podemos.

Sin embargo, el escenario de una sola fuerza hegemónica en la derecha parece formar parte del pasado. Por separado estos tres partidos sumarían 15 ediles, lo que también les daría la mayoría absoluta aunque con la puerta abierta a otras opciones, como un eventual acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, opción que no debe descartarse.

En la derecha del espectro político, la lucha se centra ahora en conseguir ser la fuerza más votada. Ciudadanos, inesperadamente, parte con ventaja.

Extrapolación del 28A al 26M

PSOE: 9 concejales

Ciudadanos: 6 concejales

PP: 5 concejales

Vox: 4 concejales

Unidas Podemos: 3 concejales

 

Matices

Falta Opción Sampedreña

Podemos e Izquierda Unida se presentan por separado