El verano devuelve la invasión de vehículos al entorno de las dunas de Cabopino

Coches aparcados en la rotonda de Cabopino, ayer a las tres de la tarde . / M. P.
Coches aparcados en la rotonda de Cabopino, ayer a las tres de la tarde . / M. P.

El área de Playas asegura que la señal que prohibía el paso a la parcela anexa al aparcamiento «ha sido sustraída» y que hoy se volverá a colocar

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Domingo 15 de julio. Tres de la tarde. Una familia acaba de bajar de su vehículo aparcado en la parcela anexa a la explanada habilitada para estacionar junto al entorno dunar de Artola. Les ha costado encontrar hueco y protestan por el mal estado del firme. La zona en cuestión se encuentra localizada una vez sobrepasada la barrera de seguridad que el Ayuntamiento colocó en su día, -junto a piedras de grandes dimensiones- para evitar precisamente la circulación de vehículos en este punto concreto. Ayer la barrera estaba levantada. «Esto es complicadísimo para aparcar. Cada vez somos más los que queremos estar aquí y no hay sitio», explicaba el cabeza de familia.

En la zona, el tráfico es incesante, controlado sólo en ocasiones por los aparcacoches que centran su labor en la explanada oficial. Hasta hace unos meses, al otro lado de la barrera estaba prohibido acceder. Ayer, la señalización que advertía de dicha prohibición no estaba.

La llegada de la temporada de playas devuelve una situación a la zona que ya se experimentó el verano pasado y contra la que el Consistorio de peleó colocando medidas para contener el paso pero que eran sistemáticamente o retiradas -como llegó a pasar con las grandes piedras- o destrozadas -como ocurrió con la barrera-.

El concejal responsable de Playas, Manuel Cardeña, explicó sobre el caso tras ser consultado por este periódico, que la señal de prohibición «ha sido sustraída» y que «mañana mismo» (por hoy) será respuesta.

Los problemas, sin embargo, no sólo se han estado limitando a las parcelas junto a las dunas. «El colapso de tráfico se lleva repitiendo desde hace dos o tres fines de semana en la rotonda que te encuentras en cuanto se coge la salida a Cabopino desde la autovía A-7», explicaba ayer un usuario de esta playa que se puso en contacto con este periódico. «La gente aparca en la rotonda se lía una importante en determinadas horas porque la gente espera para aparcar cuando ve a alguno saliendo y colapsa el tráfico», explicó. Este periódico pudo comprobar que efectivamente la rotonda, a primera hora de la tarde de ayer, se encontraba ocupada por numerosos vehículos».

Una situación similar, según exponían a este diario hace unas semanas la Asociación ProDunas, se da en la zona de la Duna de Real de Zaragoza. En este caso, el problema es aún más sangrante, teniendo en cuenta que el Ayuntamiento habilitó el verano pasado dos nuevas parcelas para aparcar y evitar que se invadiera la duna.

A última hora de la tarde de ayer, según pudo conocer este periódico, se procedió al cierre de la barrera que impide el paso a la zona no autorizada de la duna de Artola y los vehículos que quedaban fueron desalojados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos