La Udyco duplica la droga incautada y arresta a 500 personas en la lucha contra el narco

Agentes, en la detención en Málaga de un grupo de sicarios suecos vinculados al crimen organizado. /  SUR
Agentes, en la detención en Málaga de un grupo de sicarios suecos vinculados al crimen organizado. / SUR

La Policía Nacional ha decomisado 40 toneladas de estupefacientes y ha intervenido 100 millones de euros en dinero y bienes este año

JUAN CANOÁLVARO FRÍAS MÁLAGA.

El suyo es un trabajo silencioso, ingrato. De desgastar suela en la calle, escuchar conversaciones telefónicas hasta el hastío o bucear entre montañas de documentos. Que se cocina a fuego lento y que no siempre consigue el resultado esperado. En un año especialmente violento, donde el crimen organizado ha dejado unos 25 episodios sangrientos en la provincia de Málaga, la unidad que lo combate, la Udyco-Costa del Sol, está cosechando una cifra récord de detenidos y de droga incautada: más de 500 arrestados -relacionados, de un modo u otro, con el narcotráfico- y el doble de droga decomisada que en 2017.

El balance lo maneja el inspector jefe Antonio Rodríguez Puertas, responsable de la Unidad contra la Droga y el Crimen Organizado para la provincia de Málaga. «Ha sido un año complicado en cuanto a ajustes de cuentas, pero espectacular en resultados y eficacia policial. El mejor en mucho tiempo. Hay mucho trabajo detrás», afirma el agente, que ha encabezado las grandes operaciones de la Policía Nacional, algunas de ellas conjuntas con la Guardia Civil, como la que permitió la incautación de 6.300 kilos de cocaína ocultos en un cargamento de plátanos en una nave de un polígono de la capital.

La Udyco-Costa del Sol, que cerró 2017 con 24.000 kilos de estupefacientes decomisados, lleva ya intervenidos, hasta diciembre, más de 40.000 kilos de droga, de los cuales unos 30.000 son de hachís, 10.000 de cocaína y el resto, marihuana (más de 11.000 plantas), heroína y sustancias de diseño. La otra vía de trabajo de los agentes se centra en torpedear la línea de flotación de los narcos: su economía. Desde enero, la policía malagueña ha «intervenido, embargado o aflorado» bienes o dinero por 100 millones de euros.

Grupos desmantelados

Las operaciones policiales contra el narcotráfico y el crimen organizado, como la que sirvió para desarticular una oficina de sicarios suecos a la que se atribuyó dos asesinatos en la Costa del Sol, se han saldado este año con más de 500 detenidos, otra «cifra récord» dentro del balance anual de la Udyco, tal y como advierte Rodríguez Puertas. Estos arrestos han servido para desmantelar más de 60 grupos criminales, entre los que predominan «españoles, marroquíes, holandeses, ingleses y franceses», aunque también, y esto es novedad, de los países nórdicos. «Cada vez nos encontramos con más organizaciones transnacionales, es decir, con integrantes de hasta tres y cuatro países distintos», apunta el inspector jefe, que aporta un dato que ayuda a entender el «papel estratégico» de la provincia en el mapa del crimen organizado mundial: «El 33% de los investigados en España están en Málaga».

El responsable de la Udyco-Costa del Sol reconoce que, aunque «siempre ha habido picos de violencia», este ha sido un año «peculiar»; por primera vez, las Fuerzas de Seguridad se han tenido que enfrentar incluso a episodios de narcoterrorismo tras la explosión de dos bombas en San Pedro Alcántara y Benahavís, a las que sumar un tercer artefacto detonado por los Tedax también en Marbella. «Influyen muchos factores», reconoce Rodríguez Puertas. «Puede haber una relación con las aprehensiones, ya que ellos -los narcos- pueden llegar a pensar que se deben a filtraciones o chivatazos. Y si se ha perdido el alijo, los costes hay que pagarlos. Puede deberse a luchas de poder por el territorio, muchas veces en sus países de origen, pero que trasladan los ajustes de cuentas a esta zona, que es donde residen. O también a la presión que se está ejerciendo sobre el Campo de Gibraltar». Pero si se le pregunta por factor clave, el mando policial no tiene dudas: los 'vuelcos' (asaltos entre narcos para sustraer la droga). «El 70% de los ajustes de cuentas que hemos tenido este año están relacionados, de un modo u otro, con robos o el impago de mercancía», reconoce el inspector jefe, que concluye con un aviso a navegantes: «Se está trabajando con mucha intensidad y, más pronto o más tarde, se dará respuesta a todos esos casos. Su destino será la cárcel. La Costa no es ni va a ser una zona placentera para el asentamiento de estas organizaciones».

Más