El Supremo declara firme el despido improcedente de otro trabajador del ERE

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de casación por unificación de doctrinas interpuesto por el Ayuntamiento de Estepona contra la sentencia de readmisión de un trabajador municipal que fue despedido dentro del Expediente de Regulación de Empleo (ERE). El alto tribunal declara por lo tanto firme la sentencia de readmisión y condena al Ayuntamiento al abono de las costas. Contra esta sentencia ya no cabe recurso.

La sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, recoge que la de contraste, de una educadora, «no discutía la antigüedad pues todos los trabajadores calificados como educadores fueron despedidos sin tener en cuenta la antigüedad».

El demandante, auxiliar administrativo recurrió su despido al considerar que no se había tenido en cuenta su antigüedad en las sociedades municipales, respecto al resto de compañeros. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) declaró el despido improcedente obligando al Ayuntamiento a la reincorporación. Pero éste recurrió la sentencia ante el TS.