«Las redes sociales están haciendo daño a la pintura cofrade»

Manuel Prados y su cartel. /Ch. M.
Manuel Prados y su cartel. / Ch. M.

Este joven pintor granadino con amplia experiencia en cartelería critica que se frivolice con los carteles y se conviertan en productosManuel Prados Autor del cartel de la Semana Santa de Estepona

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Manuel Prados, pintor y sastre granadino, ha querido plasmar en el cartel de la Semana Santa de Estepona la tradición e historia de las hermandades del municipio, respetando el estilo clásico.

-¿Cómo conecta usted con Estepona y con su Semana Santa?

-Pues a través de Internet. Conocía a un joven de la localidad de forma virtual y por medio de él contactó conmigo la Agrupación de Hermandades. Internet te abre ventanas donde menos te lo esperas.

-Usted que es de Granada ¿qué opinión tiene de la Semana Santa de Estepona?

-No me la esperaba así. Me ha llamado mucho la atención la historia de la Hermandad de la Veracruz, su interés por recuperar el pasado.

-¿Qué puede decirnos de su cartel desde el punto de vista técnico y de la composición?

-Es un óleo sobre lienzo, desarrollado mediante técnicas clásicas, simulando las pinturas de los siglos XVII y XVIII. En cuanto a la composición, he tratado de plasmar ese interés por recuperar lo antiguo, con tallas de sus tronos antiguos, la Veracruz presente en el cartel. Estepona queda reflejada con Sierra Bermeja en tonos tierra. He buscado esa Semana Santa antigua.

-¿Por qué ha elegido para el cartel la imagen de la Dolorosa y no otra de la Semana Santa esteponera?

-Andalucía es mariana y me consta que la Cofradía de la Veracruz también lo es. Además pocas veces ha figurado la imagen de María en los carteles oficiales de la Semana Santa de Estepona. La figura de María es muy importante. Y lo habitual en los carteles es ver imágenes de Jesús, de nazarenos y rara vez se da protagonismo a la Virgen.

-Se trata de un trabajo muy minucioso y detallista en el que pueden observarse hasta los hilos del bordado y de los encajes. ¿Cómo logra este realismo casi fotográfico en las telas?

-Se debe a que además de pintor soy sastre. Cuando pinto tejidos suelo acercarme mucho a las texturas reales, trato de diferenciar los tejidos, el terciopelo, los brillos de los rasos, o el relieve de los bordados. Llevo la pintura hasta tal punto que destaco las puntadas. Me preocupo mucho de esos detalles. Ahora estoy estudiando Botánica y también lo estoy llevando a la pintura. Plasmo en mi pintura todos mis conocimientos.

-Pese a su juventud, tiene usted una dilatada carrera como autor de carteles y de estandartes.

-He trabajado en este sector desde los 15 años, pero con parones, porque este no es un trabajo estable del que se pueda vivir. En Andalucía hay un amplio abanico de pintores que se dedican a esto y hay mucha competencia. Está el trabajo muy repartido. Y Málaga, concretamente, es una tierra de grandes pintores y muy reconocidos.

-Pero ¿está suficientemente valorado el trabajo del autor de carteles?

-La pintura está muy de moda en la Semana Santa y te la encuentras en muchas facetas, no sólo en cartelería. Por ejemplo en estandartes, techos de palio, papeletas de sitio. Lo ha fomentado mucho las redes sociales. Es un arte que se consume de manera muy rápida. Y considero que la moda puede dañar la pintura.

-¿Cree que las redes sociales están perjudicando la pintura de Semana Santa?

-Sí. Yo recuerdo que antes la figura de un pintor en Semana Santa era más especial. Ahora las redes sociales han convertido a los pintores en productos. Se está frivolizando la pintura de Semana Santa. Las redes sociales están haciendo daño al sector de la pintura cofrade. Son un arma de doble filo. Por eso yo he hecho el cartel de Estepona como una pintura clásica. Porque ahora en Andalucía hay una tendencia a sacar carteles contemporáneos, muy modernos, pinturas transgresoras, con colores fuertes, con composiciones muy complicadas, dignas del Museo Reina Sofía. Y la Semana Santa no es eso. La Semana Santa tiene una tradición barroca. Se está perdiendo el sentido. Hay pintores que hacen obras rompedoras pero sólo lo hacen por llamar la atención de esas redes sociales, para catapultarse. Se está comercializando este arte y no somos un producto del Carrefour. No se pueden descontextualizar las imágenes de Semana Santa, ni frivolizar con ellas.