La UMA propone a Marbella, Estepona y Acosol realizar un proyecto sobre el alga invasora

Imagen de la reunión celebrada en la mañana de ayer. :: A. p./
Imagen de la reunión celebrada en la mañana de ayer. :: A. p.

El objetivo será ver cómo está avanzando en el litoral occidental de la provincia y estudiar su impacto en el fondo marino y las playas de la Costa del Sol

AGUSTÍN PELÁEZMÁLAGA.

La Cátedra del Litoral de la Costa del Sol de la Universidad de Málaga y representantes de los ayuntamientos de Estepona, Marbella y Málaga, además de la empresa de abastecimiento de Aguas de la Costa del Sol (Acosol), se reunieron ayer en la Mancomunidad occidental para abordar el problema del alga invasora de origen asiático, Rugulopterix okamurae, que está ahogando a los calderos de la zona y que se está convirtiendo también un problema para algunos ayuntamientos debido a los arribazones que se siguen produciendo a diferentes playas. La presencia de Acosol obedece al temor de la empresa de que los arribazones de este alga parda puedan afectar al normal funcionamiento de la desaladora, que recoge el agua del mar para desalar en un punto próximo a la desembocadura del río Verde.

Al menos, así lo explicó el director de la Cátedra, Francisco Ignacio Franco, para quien el encuentro ha servido para concretar los objetivos de un proyecto que tendrá como finalidad estudiar la realidad de la invasión de este alga en la costa malagueña y de manera especial entre Málaga y Manilva, y para cuya ejecución deberán presentar la correspondiente propuesta.

Proyecto

Los arribazones siguen depositando en las playas grandes cantidades de este alga

Según Franco, la idea es que el proyecto sea ejecutado por la Cátedra del Litoral durante un año para realizar con todo detalle un diagnóstico sobre cómo está avanzando este alga asiática por el litoral de la Costa del Sol, a la vez que estudiar su impacto sobre el fondo marino, sobre otras algas y especies autóctonas, a la vez que sobre las playas, toda vez que no dejan de producirse arribazones hasta la orilla empujadas por el oleaje y las corrientes marinas.

Sobre el efecto que está teniendo sobre las especies marinas «sabemos que este alga crece incluso sobre los erizos y los matan, pero es necesario realizar ese estudio de impacto ambiental», señaló Ignacio Franco.

Recolectores de ortiguillas de mar y pescadores de las flotas de arrastre y trasmallo de Estepona, Marbella e incluso Fuengirola se quejan de que el alga está reduciendo las capturas notablemente e incluso les impide la pesca.

La llegada de arribazones del alga Rugulopterix okamurae hasta las playas no han cesado desde se detectara su presencia en el litoral malagueño más occidental. Todavía ayer se podían observar estas algas en playas como la del Arroyo de la Cala de Estepona, cuyo Ayuntamiento tuvo que poner en marcha un dispositivo especial en plena campaña estival para retirar el alga de la orilla.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha encargado a la Universidad de Málaga el análisis de riesgos necesario para poder incluir el alga asiática en el Catálogo de Especies Invasoras, según informó la pasada semana la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, durante una reunión con los representantes de las cofradías de pescadores de Estepona, Marbella y Caleta de Vélez.