Prisión para el indigente que mató a otro de una puñalada en el pecho por recriminarle que hacía ruido en Marbella

Policía Nacional

El presunto homicida huyó del lugar pero fue detenido poco después por la Policía Nacional

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

El titular del juzgado de intrución numero uno de Marbella ha enviado a prisión al indigente que mató días atrás a otro tras recrimarle que hiciera ruido tal y como adelantó SUR. El presunto homicida es un hombre de 47 años y de nacionalida ucraciana.

Compartían techo en un edificio que se quedó a medio construir en pleno centro de San Pedro Alcántara. La estructura, de dos plantas, enladrillada y sin tabicar, se había convertido en refugio de personas sin recursos que colocaron colchones y muebles encontrados en la basura para habitarla. El pasado domingo, la convivencia saltó por los aires. Uno de los moradores mató de una puñalada a otro que le recriminó por formar jaleo. El fallecido era natural de Lituania y tenía 58 años.

La agresión tuvo lugar en torno a la una de la madrugada en una de las estancias del inmueble, situado en las inmediaciones de la calle Santa María del núcleo poblacional marbellí. Los servicios de emergencias recibieron una llamada que advertía de que un indigente había apuñalado a otro y había huido del lugar, por lo que se alertó a todas las unidades de servicio de la Policía Nacional y también de la Local.

Cuando los policías llegaron al edificio, el presunto homicida ya se había marchado. Los agentes encontraron a la víctima sobre un colchón encharcado de sangre. Ni ellos ni los sanitarios que acudieron al lugar pudieron hacer nada por su vida. Había recibido una cuchillada muy profunda en el pecho que, al parecer, le había alcanzado el corazón.

Al confirmarse el deceso, se activó la comisión judicial -formada por el titular del juzgado, secretario judicial y médico forense en funciones de guardia- para el levantamiento del cadáver, que fue trasladado avanzada la madrugada al Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga, donde esta misma mañana se le ha practicado la autopsia.

Paralelamente, los dos cuerpos policiales se coordinaron para buscarlo siguiendo las características descritas por los demás moradores del edificio. Había huido a pie, así que no tardaron en localizarlo. Una patrulla de la Policía Nacional lo encontró sentado en un bar, donde fue detenido.

Sin embargo, en esa primera inspección no se localizó el arma homicida, que los agentes continuaron buscando siguiendo el posible itinerario que habría hecho el sospecho. Esa misma noche, otra unidad de la comisaría marbellí halló entre unos matorrales un cuchillo de grandes dimensiones que, según las primeras pesquisas, podría ser el que se empleó en el violento ataque.