La policía busca a los ocupantes del coche que se incendió en Puerto Banús

Una de las imágenes donde se observa que el fuego se inició en la parte posterior del vehículo. / SUR

Las cuatro personas que viajaban en el vehículo se bajaron apenas se inició el fuego y abandonaron el lugar

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La Policía Nacional está realizando gestiones para localizar a las cuatro personas que viajaban en el interior del coche que se incendió el pasado domingo en Puerto Banús. Los ocupantes se bajaron del vehículo apenas se inició el fuego pero no se quedaron junto al coche, sino que abandonaron el lugar mientras una multitud de curiosos se arremolinaba en torno al vehículo quemado y la Policía Local acordonaba la zona.

El suceso tuvo lugar el domingo poco después de las ocho de la tarde, cuando el vehículo de alta gama, concretamente un Audi modelo Q7 acababa de cruzar el punto de entrada a Puerto Banús, situado en el extremo oeste del recinto. En ese momento, por causas que se investigan, se declaró un incendio en la parte trasera del coche, en el que viajaban las cuatro personas. Inmediatamente los ocupantes bajaron del vehículo y abandonaron el lugar.

Puerto Banús dispone de un sistema para acceder en coche al recinto mediante tarjetas con las que se acciona el mecanismo de la barrera. Estas tarjetas se entregan a las propietarios de barcos que amarran en el puerto, pero existe también un número limitado que se puede adquirir en las oficinas de la sociedad concesionaria del puerto.

La unidad de Policía Científica investiga las posibles causas del siniestro

Las pesquisas desarrolladas hasta ahora han permitido identificar a la persona a cuyo nombre figura la tarjeta que se utilizó desde el coche siniestrado. Se trata de un ciudadano de origen marroquí pero residente en un país europeo. Las investigaciones se centran ahora en intentar determinar si esta persona viajaban en el coche y de ser así quiénes eran los que la acompañaban, así como los motivos por los que abandonaron el lugar del siniestro.

Por otra parte, agentes de la policía científica han comenzado a indagar los motivos por los que pudo originarse el fuego, tarea que presentará dificultades por el estado del vehículo, que por la acción del fuego quedó reducido a una maraña de metales retorcidos. Agentes policiales especializados en este tipo de trabajos realizaron ayer un reconocimiento ocular de los restos del coche, aunque será necesaria otra serie de pruebas para poder acercarse a determinar las causas del siniestro.

El pasado domingo las primeras versiones de los testigos apuntaron a que se había producido una explosión, aunque posteriormente se supo que las detonaciones se escucharon al estallar los neumáticos del coche como producto de la acción del fuego que se había iniciado anteriormente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos