Podemos anula por falta de garantías la asamblea que eligió a su candidato a la Alcaldía de Marbella

Arafat, a la derecha, en la asamblea que fue anulada/Josele-Lanza -
Arafat, a la derecha, en la asamblea que fue anulada / Josele-Lanza -

La dirección andaluza de la formación morada crea una gestora que intentará construir una candidatura de consenso para las municipales

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La dirección de Podemos en Andalucía ha zanjado la crisis de esa formación en Marbella con la anulación de la asamblea en la que se eligió la lista para las elecciones municipales y la creación de una gestora. Con esta decisión, adoptada por el Consejo de Coordinación de la formación morada, Marco Arafat ya no es el candidato a la Alcaldía y la hasta ahora secretaria general en Marbella, Victoria Mendiola, cesa en su cargo.

La dirección la asumirá una gestora -equipo técnico en el lenguaje de Podemos- que estará integrado por tres personas designadas por Podemos Andalucía y que incorporará a miembros de la formación morada en Marbella que representen a los diferentes sectores con el objetivo de crear una candidatura de consenso. El coordinador provincial de Podemos en Málaga, Alejandro Serrato, ejercerá como portavoz.

La decisión de anular la asamblea de ratificación de la candidatura de Arafat fue tomada, según fuentes de la formación morada, por falta de garantías y por no haberse garantizado el consenso necesario en el seno de la organización. El equipo técnico dispondrá de apenas diez días para aprobar la nueva candidatura, que deberá presentarse el 31 de marzo.

La gestora cuenta con la prerrogativa de, en caso de que no se alcance un acuerdo entre las partes enfrentadas, elaborar una lista o, llegado el caso, decidir no concurrir a las elecciones municipales en Marbella.

La dirección regional de Podemos ha aceptado, de esta manera, las denuncias presentadas por la dirección de la formación morada en Marbella, encabezada por Mendiola y por el secretario del grupo municipal, Manuel González, que denunciaron serias irregularidades en la asamblea y que además habían presentado otras denuncias contra personas afines a Arafat ante la comisión de garantías de la organización. Tanto Mendiola como González habían anunciado que abandonaban la actividad política ante la falta de respuesta a sus denuncias y llegaron a asegurar que temían por su seguridad física.

En una de sus denuncias, la exsecretaria general acusó a Arafat de recurrir a la difamarla al difundir en las redes sociales mentiras sobre la remuneración que percibe como concejala. Hubo también otras denuncias contra el equipo del excandidato referidas a insultos en asambleas y en las redes sociales y mal uso de la información interna de la organización.

El enfrentamiento en la agrupación de Podemos en Marbella ya se había manifestado durante el proceso para la elección de la secretaría general en mayo del año pasado, cuando la Victoria Mendiola se impuso por un margen estrecho a Marco Arafat, una de las personas que participó en 2014 en la fundación de la agrupación en Marbella pero que posteriormente abandonó la actividad política para radicarse en el Reino Unido.

A su regreso, tras una ausencia de más de dos años, Arafat no se integró en los equipos de trabajo de la agrupación, reivindicó su condición de fundador de Podemos en Marbella y optó por enfrentarse a sus antiguos compañeros para conseguir hacerse con el liderazgo.

Mientras que el equipo que ha estado al frente de la actividad municipal de Podemos no se ha decantado por ninguno de las tendencias en la liza interna de la formación, Arafat participó en un acto protagonizado la semana pasada en Málaga por Juan Carlos Monedero.

La asamblea ahora anulada y en la que Arafat consiguió que se ratificara su candidatura tuvo lugar el domingo 3 de marzo. En esta reunión participaron personas que nunca habían sido vistas en la agrupación, según denunciaron militantes de la organización.