El pleno de Estepona aumenta la asignación por grupo político a los 600 euros al mes

Nueva bancada del PP /Charo Márquez
Nueva bancada del PP / Charo Márquez

El ex concejal Adrián Trujillo será uno de los nueve cargos de confianza del actual gobierno que cobrarán un total de 416.680 euros anuales

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZEstepona

La nueva corporación municipal de Estepona ya ha comenzado a funcionar y lo ha hecho marcando las normas para su actividad. El primero de los aspectos a decidir, la cuestión económica. La asignación a los grupos políticos será de 600 euros, duplicándose respecto al mandato anterior. Hay que tener en cuenta que ahora sólo hay dos grupos, PP y PSOE frente a los cuatro anteriores. También recibirán 50 euros por cada integrante del grupo municipal; además, los concejales de la oposición percibirán 300 euros por asistencia al Pleno del Ayuntamiento y 30 euros por cada una de las comisiones informativas.

El alcalde no cobrará su sueldo, lo que supondrá un ahorro para el Ayuntamiento de un millón de euros en sus doce años de mandato. García Urbano ha optado por cobrar su sueldo como registrador de la propiedad y ha aclarado que «desde que entré en este Ayuntamiento no he cobrado ni un euro, aunque tengo el derecho de hacerlo». Del resto de concejales del equipo de gobierno cobrarán 15 y otros seis no percibirán prestación alguna.

La portavoz del PSOE, Emma Molina, ha aclarado que no es que estos seis ediles renuncien a cobrar, sino que la ley establece que un máximo de 15 miembros puedan cobrar. También ha destacado que los cinco teniente alcaldes percibirán un total de 1,3 millones de euros los próximo cuatro años. «Todo lo que van a cobrar los ediles del PP sale de lo que yo no cobro», ha matizado el regidor.

Por otra parte se ha aprobado, con el voto en contra del PSOE, el nombramiento de nueve cargos de confianza, que supondrán un gasto anual de 416.000 euros anuales. Entre ellos se encuentra el exconcejal de Juventud y Deportes, Adrián Trujillo.

Molina ha criticado el elevado número de personal eventual de confianza, «dado que tienen 21 concejales y algunos no tendrán asignada ninguna delegación». García Urbano ha contestado que se trata de personas «que van a trabajar, no son cargos políticos, que cesarán cuando se marche el alcalde, no como antes que los metían por la puerta de atrás en el Ayuntamiento con contrataciones ilegales».

El PSOE ha reclamado que se cree un reglamento permanente de funcionamiento del pleno, en lugar de tener que cambiarlo cada mandato. El regidor ha apuntado, sin embargo, que no hay «mayor demostración de democracia» que cada corporación apruebe su reglamento de funcionamiento.