Piden 12 años de cárcel para un profesor acusado de intento de abusos a menores

La investigación del Grupo de Delitos Tecnológicos de la policía condujo a la identificación del docente. /SUR
La investigación del Grupo de Delitos Tecnológicos de la policía condujo a la identificación del docente. / SUR

El docente, que daba clase de Educación Física en Marbella, mantuvo contactos con cuatro exalumnos a los que habría propuesto quedar para masturbarse

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Un hombre de 57 años que trabajaba como profesor de Educación Física en un Instituto de Enseñanza Secundaria de Marbella se enfrenta a una posible condena a 12 años de cárcel por cuatro delitos de abusos sexuales a menores (tres de ellos por acoso a través de las telecomunicaciones) y uno más de pornografía infantil.

La investigación partió del propio Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional, que sospechaba que en el domicilio del docente podían estar cometiéndose delitos relativos a la pornografía infantil a través de Internet. Los agentes solicitaron al juez una orden de entrada y registro en su vivienda.

Al inspeccionar el inmueble, los investigadores encontraron 800 CD y DVD, la mayoría de los cuales contenían archivos multimedia con pornografía infantil, que el acusado poseía «con la intención de satisfacer sus deseos libidinosos», según relata el fiscal en sus conclusiones provisionales, a las que ha tenido acceso SUR.

Las pesquisas revelaron que el procesado, que entonces impartía clases de Educación Física, había mantenido contacto con cuatro adolescentes (todos menores de 14 años) que habían sido sus alumnos, a los que pidió su teléfono móvil. A partir de ahí, inició con ellos una «relación de amistad» a través de WhatsApp.

El representante del Ministerio Público sostiene que el acusado dirigía sus conversaciones con los menores hacia «temáticas de tipo sexual», e incluso proponiéndoles quedar con él para masturbarse, encuentro que no habrían llegado a producirse. En uno de los casos, además, habría llegado a interrogar al adolescente sobre su condición sexual y lo animó a mantener relaciones con uno de sus amigos, diciéndole que «no pasaba nada» y que eso «no significaba ser gay».

Para el fiscal, los hechos descritos serían constitutivos de un delito de tenencia de pornografía infantil para su propio uso; otros tres delitos de abusos sexuales a menores de 16 años por acoso a través de las telecomunicaciones; y uno más de abuso sexual a menor de 16 años. Por estos delitos, el fiscal solicita penas de 12 años de cárcel, además de la inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante cinco años, además de la medida de libertad vigilada en ese mismo tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos